Flavio mostró en público su flamante sexteto

CALAVERALMA EN EL CLUB DEL VINO

 

 

    Unas 150 personas colmaron el agradable "café-concert" del Club del Vino el pasado sábado, acompañando el debut público de Calaveralma, banda integrada por Flavio Cianciarulo (voz y bajo), José Balé (batería), Gustavo Liamgot (teclado), Gonzalo Franzoni (guitarra), Iván Macchiavello (percusión) y el recién llegado Camilo Mejía (segunda voz y flauta): regiomontano (...oriundo de Monterrey) que formaba parte de "Flavio y la chilinga", proyecto musical que llevó adelante el bajista durante su estadía de un año en México. Muy positivo fue su ingreso, logrando un buen equilibrio con la voz gruesa de Flavio, ayudando a lograr las entonaciones más altas.

 

 

    Los asistentes  -viejos seguidores Cadillacs, novias, familiares, amigos, periodistas, músicos, productores- se mostraron entusiastas y receptivos ante cada canción, acompañando con una espontánea ovación desde el tercer tema. Hasta algunos se animaron a solicitar solos de viola y de bajo. Creo que uno de los máximos atractivos fue el hecho de que el 70% de los temas eran estrenos. Aquellos que ya tienen y disfrutaron "El marplatense" se van a encontrar con nuevas versiones de algunos temas (como un acústico de la canción que da nombre a la placa), y muchos otros flamantes que siguen la línea general del disco, pero aprovechando la energía de una agrupación que se duplicó en integrantes.

 


    Después de "Temprano del surubí ", nuevo tema plagado de involuntarios acoples, Flavio se dirigió a los asistentes "Sabrán disculpar, pero somos una banda que está empezando. Entonces deberán ser complacientes con nuestros soslayos". Su sinceridad apareció cada vez que tomaba el micrófono. "Si nos quedan cortos los temas, empezamos todo de nuevo... se nos van agotando!", bromeó más tarde. También se escuchó "Che... Si hay músicos en la sala traten de esconderse y que no los veamos porque nos ponemos un poco nerviosos... es la primera vez que tocamos. Recién vi uno y entonces decidí afinar el bajo".

 


    "Efervescente del Iguazú", creación del ex-Cadillac Gustavo Liamgot, dio paso a otra de Flavio: "Felicidad", dedicada a una hermana que a sus 26 años le dijo que se iba a internar en un convento para ser monja de clausura. "No supe que decirle realmente, y se lo dije en una canción. No se si me lo habrá entendido...". Momento emotivo de la noche, en que el bajista mostró en público su corazón y sus sentimientos "universales", que cualquiera podría adoptar, (como pasó con varios temas de su autoría como "Vos sabés").

 


    Los seguidores de los Cadillacs no podían permanecer en silencio. "Tocá Siguiendo la luna", se escuchó. A lo que el gordo respondió, simplemente, "Esa pedísela a Rotman!"

 


    En otro momento el pasado se hizo presente, cuando Balé largó con el comienzo de Matador. Siguiendo el juego, Flavio lo detiene en medio de la ovación de los presentes "Es un hit! La gente lo quiere...", se excusa. "Ninguna clase de compromiso. Ya se José que vos querés esto de la cumbia, pero..." "Hagamos el éxito facil, José", dice otro de los músicos. Y en eso comienza una terrible batucada emulada del clásico de los Cadillacs, con el teclado haciendo la parte de los vientos y Flavio anunciando "te están buscando bigotongo!". El acto no fue más que una introducción a un tema del baterista titulado "Canción del norte", que sirvió para arengar a los presentes, levantando considerablemente el clima.

 


    Luego de "¿Quién es Mongo Aurelio super-estar?" el bajista aprovechó a saludar en público a Minimal, para quién pidió un aplauso además de consultarle si estaba bien tocado el tema que tiempo atrás habían grabado los Cadillacs, para quedar en un cajón. El líder de Pez, quien asistió con su mujer y su compañero Fósforo, dio el visto bueno. Otro Cadillac y viejo amigo presente en el debut fue Vaino Rigozzi, quien siguió atentamente el show desde una de las mesas centrales.

 


    Posteriormente vino "Opus cobarde", dos minutos de descanso y la vuelta al escenario del sexteto ante los gritos del público entre los que sobresalían los de una chica que pedía Once chantas. "Por supuesto que la vamos a hacer! Somos una parte de esos once chantas, que alguna vez andábamos por ahí", en referencia a los Cadillacs. Fue el momento de los tambores, y hasta el Gordo se calzó uno. 

 

 

    "Vamos a enaltecer la cumbia que realmente es una maravilla del ritmo negro y afroamericano. Es una plegaria a cualquiera de las vírgenes", dijo Flavio, para dar lugar a "Una cumbia para la virgen"

 

 

    Luego sí llegó "Once chantas", primer corte del disco, en versión a pura batucada. Aparecieron en él algunos guiños fabulosos por parte del teclado, que disparaba melodías de "Matador", "Manuel Santillán, el león" y "Mal bicho". El final fue con una bonita canción llamada "Muero con vos", en la voz del mexicano Camilo.

 


    Luego de 75 minutos de espectáculo el grupo se despidió, recordando que tocarán ahí mismo los tres sábados siguientes. El saldo fue muy positivo. Hubo clima extraño, íntimo. El Club del Vino es un sitio ideal para este tipo de shows de bandas nuevas con integrantes de peso, como alguna vez pasó con Mimi Maura. Pese a ser la primera vez se los vio muy seguros, logrando buen sonido. Teniendo en cuenta el silencio respetuoso del público durante las canciones y la excelente acústica del lugar se podría haber obviado el volumen elevado, pero son detalles que se irán regulando con el tiempo. No olvidemos que esto recién empieza, y que estamos ante una banda prometedora, repleta de intenciones y buenas canciones.

 

   

 

 Calaveralma

 "El Club del Vino" - Palermo - Buenos Aires - Argentina

 5 de Julio de 2003

 

01) Alquimia

02) San Pugliese

03) Los inútiles

04) Temprano del surubí

05) Música stone

06) El marplatense

07) Efervescente del Iguazú

08) Felicidad

09) Aguas

10) Cantabarrio

11) Canción del norte

12) Quién es Mongo Aurelio super-estar?

13) Opus cobarde

-Bises-

14) Una cumbia para la virgen

15) Once chantas

16) Muero con vos

 

 

 

 

 

 

 

VITO RIVELLI

5 de Julio de 2003

Buenos Aires