LFCRAREZAS CON GERARDO "TOTO" ROTBLAT
"La música tiene que ser un desafío constante”


Cálida noche de domingo en un caserón de Palermo, donde el percusionista me recibió amablemente, regalando una hora de su tiempo en la que habla por primera vez sobre su nueva banda. El disco de Orquesta Jabalí se llama “Salta y vuela”, y esta conformado por diez canciones de su autoría con pasajes por la murga, el candombe, el funk, la bossa nova, el rock, entre otros tantos géneros y cosas “difíciles de definir” en las que coloca su melancólica voz. Reflexiones de Toto sobre su proyecto, sobre Cromañón, y –por que no- sobre Fabulosos Cadillacs…
 

 

    Vito: - Para empezar, contame cómo fue la formación de Orquesta Jabalí, cómo surgió la idea de hacerla.

 

    Toto: - La idea se fue dando de a poco. Hace dos años empecé a acumular temas. Yo ya los venia haciendo, pero de manera bastante espaciada. El término de los Cadillacs de alguna manera acrecentó la necesidad de definir cuestiones internas y externas. La sensación de “desazón” me ayuda a poner un poco más de atención y tiempo para componer. Empecé a hacerlo sobre el final de la banda. En un principio, cuando tocaba el piano –a los 15 años- hacía más que nada temas, no canciones.

 

    Vito: En que momento dejás de hacer temas?

 

    Toto: Desde que llegué a los Cadillacs, y antes incluso también, momento en que puse toda la cabeza y el cuerpo en fortalecer el tema de la percusión, en tocar y estudiar mucho, sobre todo en lo que estaba más “flaco” para tocar. Volví a agarrar el piano, una cosa que se fue desarrollando paulatinamente, no fue de un momento a otro. Boceteaba en él cosas que después no terminaba. Inclusive los mismos temas que están en la Orquesta Jabalí se completaron ensayando con el grupo. O sea que incluyen la presencia y opinión de sus músicos.

 

    Vito: Sabías que los temas iban a estar destinados a un proyecto propio? O bien podrían haber llegado a los Cadillacs o Mimi Maura?

 

    Toto: Para nada. No sabía para donde ir. Pero sabía que no podía dejar de prestar atención a esa parte de la música que es inventar canciones, la tenia que desarrollar, sin pensar en donde iba a terminar. Así siempre encaré el tema de la música en general: en primer lugar va el placer y el compromiso que uno tiene con eso que esta haciendo. Hay temas del disco que podrían haber sido tocados perfectamente por Mimi Maura. En la calentura de salir con este proyecto quedaron en Orquesta Jabalí.

 

    Vito: Como fue que tomaste la sorprendente decisión de cantar?

 

    Toto: Es sorprendente para mi también! Minimal le comenta a Pepo (Limeres, pianista de Pez) que yo tenía canciones. Una vuelta que toque con ellos, me dice que lo fuera a ver en otro momento, porque si armaba algo le gustaría participar. A partir de eso me alegré porque es un gran músico que se entusiasmó en hacer algo conmigo. Le pase los yeites que yo tenia grabados solo en el piano, ya que el es pianista, y me parecía interesante que los recree o haga lo que quiera con eso.

 

Toto, Pedro y yo, mateando en el patio de su casa

 

    Vito: Como decías antes, todos los músicos sumaron sobre las canciones, pero las composiciones no dejan de ser tuyas

 

    Toto: Son mías, en un aspecto las canciones venían bastante arregladas, pero en cuanto a la forma, la continuidad y la extensión de las partes son cosas que iba viendo con la banda y es indudable que el aporte de todos en cuanto a las características y el gesto del trabajo es definitorio. Es obvio que la impronta que da un grupo de músicos cuando se ponen a trabajar sobre la música es algo único, interviene su suerte. Había una cuestión formal de lo que eran los temas, en cuanto a la letra. Muchos de los arreglos de caños los hice yo. Otros los hizo Pablo Valotta (bajista). Y puntualmente hay uno muy armado, que es el final del tema 7 (“Quiero un sueño al despertar”)  que es de Pablo. El resto prácticamente son míos.

 

    Vito: Como imaginás el traspaso al vivo? La cuestión escénica la tener resuelta?

 

    Toto: Después de un par de shows en vivo se van a seguir definiendo cosas. Esta resuelta la parte musical, lo que esta grabado. En vivo en un punto va a ser la expresión de eso. Existe la posibilidad de que se vaya un poco, pero todo lo que sea presentación, en principio, nos vamos a ajustar a lo que esta grabado, porque los temas aun la gente ni los conocen, por lo que no vamos a deformarlos.

 

    Vito: Que otros músicos tocan y como se fueron sumando?

 

    Toto: Pepo proponía algunos. En un momento apareció Lucho Herrera, que toca la percusión, y que fue compañero de colegio. Se fue dando en un punto como quien no quiere la cosa, porque cuando uno empieza con algo así es muy sensible el hecho de encontrarse con alguien que no comparte las mismas ideas musicales o estéticas, o te llevas mal por cualquier razón. Nunca se sabe lo que podría llegar a pasar. Incluso hubo un par al principio que no grabaron, prefirieron seguir con sus propios proyectos. Hay una cosa azarosa, pero por otro lado no, teníamos que ver como resolver las cosas que se iban dando. Pero como lo iba a bancar yo, y no disponía de una cantidad de dinero como para grabarlo en las mejores condiciones, y aunque hubiese sido así, necesitás saber como distribuirlo y contar con una perspectiva más o menos clara.

 

    Vito: La sección de vientos aparece como invitada, pero tocan mucho en el disco…

 

    Toto: La idea es que queden fijos, pero de alguna manera invitas mucha gente, se tiene que dar que tengan la misma vehemencia que vos, porque todos tienen otros proyectos, y pueden participar hasta cierto punto. El hecho de que yo haga canciones no implica que pueda lograr una fuente de laburo, con lo cual pedirle a cierta gente que deje de hacer otras cosas, es en realidad  una cuestión de elecciones. Concretamente los caños, una vez que hicimos los temas, se nos ocurrió hacer unos arreglos para una sección. Llame a gente que tiene otras cosas: Hugo Lobo y Fabián Silva están en Dancing Mood, Dany Lozano esta en Movimiento urbano y trabaja con Mario en El Loto Azul, y hay que decir las cosas concretas: es una persona grande que no se lo puede molestar demasiado (risas). Me falta mencionar a Pablo Puntoriero, que toca con un montón de gente del jazz como Pepi Tabeira. Están como invitados porque no estuvieron en el proceso completo del disco. Desde ya que quiero que queden fijos, pero eso se define en la medida que empecemos a tocar. Es un gran desafío, sobre todo lograr ahora el primer show, que desde ya no es algo imposible, pero es como la piedra fundacional.

 

 

    Vito: Ya hay alguna fecha pensada?

 

    Toto: Hay una posibilidad de abrir los shows de Dancing Mood, en un ciclo que se piensa hacer en uno de los tantos lugares que no logran la habilitación. Igual estamos ensayando, para tener todo listo y ni bien se presente la oportunidad, aprovecharla. También analizar el panorama, ya que el disco lo tengo desde la semana pasada. Hay un punto en que estoy aprendiendo a manejarme en una situación así, no tengo la experiencia. No hay nadie en la parte de producción o “manageril” que me solucione los problemas. Es lógico: es un proyecto que recién esta naciendo.

 

    Vito: Eso lo hace más personal…

 

    Toto: Y lo hace también a la expectativa de saber en que forma se puede dar el asunto. Es un desafío de empezar a buscar horizontes, cosas para hacer.

 

    Vito: Estás en una etapa buenísima, a punto de mostrar el disco y la banda por primera vez.

 

    Toto: Y a la vez si yo no me empiezo a mover grosso, la gente no va a llegar a escuchar nada: es muy de abajo esto. En la parte interna, como te contaba, van y vienen músicos. Como Julio Morales, que grabó invitado y que ahora ensaya siempre con nosotros.

 

    Vito: Julio hace mucho que trabaja con vos, no?

 

    Toto: Es un personaje de larga data, venimos tocando juntos de hace tiempo. Estoy contento porque es un capo como músico. Cuando estuve en Cienfuegos lo llamé para que también se sumara.

 

    Vito: Que pasó en Cienfuegos, que te sumaste tiempo más tarde, pero en el regreso ya no estuviste?

 

    Toto: Porque el proyecto era bastante disímil en cuanto a lo que hago habitualmente. Y ya estaba Mimi Maura que tiene más que ver con la música que a mi me gustaba tocar. Y Cienfuegos me parece una banda buenísima, pero que iba para un lado con el que yo no estaba tan identificado, y a su vez tenia que elegir, para volcar energía en una sola banda.

 

Toto en su estudio

 

    Vito: Bueno, y ahora tenés tu propia banda para hacerlo, un proyecto en el que tomas casi todas las decisiones.

 

    Toto: El hecho de cómo se toman las decisiones se va dando naturalmente. La idea era formar un espacio grupal, pero al cual, al menos en esta etapa, soy el que convocó con los temas y la idea de grabar, costeándolo. Pero lo hago extensivo a otros, esa es la idea. Lo que esta bueno en el disco es que la manera de tocar y los aportes de cada uno le dan una personalidad particular. Me parece que son unos músicos excelentes y me siento super afortunado de haberlos encontrado. En lo musical tenemos muchas cosas afines y eso se ve en un disco. Los estilos están muy bien interpretado por ellos. Nunca sabíamos a ciencia cierta hasta donde íbamos a llegar. Pero ahora ya están los discos hechos, lo que te da la responsabilidad de moverte.

 

    Vito: A su vez, a nivel trabajo en conciertos, este año viene muy difícil para todos los músicos, después de lo de Cromañon

 

    Toto: En la parte emotiva y personal de la música en el sentido de que los eventos sean como una manifestación de violencia o energía contenida, frustración, hace que se genere un clima bastante pesado para lo que es la primera necesidad: que sea algo placentero, viajar en cierto sentido en cada recital. Eso en el aspecto filosófico de la cosa. Después esta que la Municipalidad esta haciendo las cosas para el orto porque accionan como si fueran marmotas. Del no-control que permitió que los lugares tengan situaciones precarias, pasaron a pedir cosas que no tienen sentido. En un show no tiene que haber diez personas con separación de cinco metros. Lo que tienen que cuidar es que no haya cosas que se prendan fuego, que la gente no prenda bengalas…

 

    Vito: - El hecho de que pocos puedan tocar a su vez genere mucha paranoia con el tema de la seguridad, se viene un cima extraño en los primeros shows del año

 

    Toto: - Lo político en realidad es una responsabilidad de todos, nosotros también tenemos la culpa de que sean así. Pero están haciendo cualquier cosa. En vez de cubrir esa deuda que tenían de que existan lugares culturales, espacios, y que estén “a salvo”, ahora hacen que no haya under. No hay bandas chicas que puedan salir a mostrar lo suyo porque no hay lugares para tocar, no se habilitan. No hay lugar en el mundo donde un show se haga en condiciones como las que ahora exigen. Es como prohibir que la gente cruce la calle porque hay autos, para eso esta el semáforo. Seria un kilombo!

 

 

    Vito: Y encima acá hay una historia larga de rock, tal vez en Latinoamérica sea la más rica. Por eso en los recitales se lograba un clima de libertad, de disfrute, aunque mal usado por algunos. Pero es una sensación que ahora mismo ya no se vive…

 

    Toto: Una de las características muy buenas de acá es que había un gran movimiento under hasta que pasó esto. Podías ir a ver y escuchar la música que se te ocurra. Es un golpe bajísimo para todos los que laburan de la música. El otro día hablaba con un manager de que seria bueno en algún momento organizarse y hacer un petitorio o algo para que revean esta postura estúpida que tienen. Se están cuidando el culo, tienen un cagazo terrible de ir en cana. Quien no sabia como se manejaban las administraciones…? no existía la posibilidad de que no haya coima en habilitaciones.

 

Gracias por la buena onda, Toto!!! Un gusto...

 

    Vito: Una pelea y persecución que viene de muchos años. Como en el 97, cuando iban a presentar Fabulosos calavera en Cemento, que clausuraron el lugar. Lo anunciaron en La Rosa y también lo cerraron. Terminó siendo en Superclub. Y ese año muchas bandas, incluídas los Cadillacs, firmaron un petitorio al Gobierno de la Ciudad, cuando estaba De la Rua como Jefe de Gobierno, para que se comprometan y haya espacios para tocar.

 

    Toto: Bueno, pero ahora es diez veces más exagerado, y no solo en Buenos Aires. En provincia tienen mucho miedo y se dio que hasta quieren clausurar lugares con gente adentro, con los desmanes que puede provocar eso, de sacar a la gente con la entrada en la mano… en vez de velar por la seguridad crean situaciones caóticas. A su vez los que nos pasa a nosotros -que somos una banda nueva- es que no hay lugares para poca gente, de bajo costo. Alguna forma encontraremos. En el San Martín, por ejemplo, hay un ciclo de bandas nuevas. Vamos a ver si conseguimos fecha ahí.

 

    Vito: A Papas ni pidamos le pasó que sacaron su primer disco, prepararon la primer fecha, anunciada en el Hard Rock Café, con difusión para que salga muy bien. El tema es que salió la habilitación, pero solo dejan subir cinco musicos al escenario. De más está decir que finalmente dieron de baja la fecha…

 

    Toto: Eso es lo mas estúpido que escuche en el mundo. Quienes hacen esa legislación, que se limpien bien el orto. Ahora resulta que a las bandas las arma la municipalidad. Es como retroceder 60 años. Llegas a un punto ridículo. Se tienen que ir, por los padres que perdieron a sus hijos. Si bien son situaciones catastróficas que ocurren, se tienen que hacer cargo. La municipalidad esta haciendo cualquier cosa, que suma a que de por si es un desastre.

 

    Vito: A pesar de todo se están preparando…

 

    Toto: Sí, la idea es salir a tocar pronto (espero). Estamos ensayando y lo único que nos falta es poner todo para una fecha concreta. La grabación de “Salta y vuela” se terminó exactamente el primero de marzo. Se grabaron las bases en el estudio de Alvaro Villagra (Del Abasto al Pasto) que son bajo, batería, congas, guitarras y pianos. El resto de las sobregrabaciones se hicieron en El Loto Azul de Mario Superman, inclusive voces y caños.

 

    Vito: Mario ha crecido mucho en lo suyo, a la masterizacion que viene haciendo muy bien desde siempre, además ahora hace grabaciones en su mismo estudio.

 

    Toto: Se trabaja muy bien con ambos. Estudio como el de Alvaro no podía costearlo, y se porto de 10, permitiéndome usarlo tres días para grabar las bases.

 

    Vito: Estuve escuchando los demos de La Marcha, cuyas grabaciones fueron hechas todas en Del abasto al pasto. El sonido me gusta más del que quedo en el disco…

 

    Toto: Es probable. Tiene equipos nuevos muy buenos, y además otros antiguos que tienen un sonido propio. Además la manera de laburar de Alvaro logra un sonido gigante. Tuve mucha suerte, contando con Mario también, que lo trabajó y lo mezclo muy bien. Pasamos mucho tiempo trabajando juntos y se hizo muy placentero. Tuvo muy buena predisposición, sobre todo en momentos donde me quedaba sin tiempo, nunca tuvo dramas.

 

Con el disco debut en manos, repasando tema por tema

 

    Vito: En Cadillacs pensás que quedaron cosas por hacer…?

 

    Toto: Puede ser que hayan quedado cosas, lo que no significa que se vayan a hacer.

 

    Vito: Por tu lado hay ganas?

 

    Toto: Yo te digo sinceramente que tal vez seria un placer hacer algo, pero el tema radica en que me parece que no es el momento. En el presente todos tenemos realidades distintas. Mismo yo con Orquesta Jabalí, que empiezo a cantar. La música tiene que ser un desafío constante, sino no tiene sentido. No solo por componer, que es algo que antes no hacia con asiduidad o de lleno. Hay cosas que uno tiene que hacerse cargo. Todo el tiempo en que le dedique tiempo a otra cosa ha tenido también su razón, su peso, su sentido. Todo lo que soy como percusionista y las cosas que he hecho o no me llevaron acá. Es algo que sigue vigente. Estaría buenísimo hacer algo con los Cadillacs, pero no veo de que lugar saldría. Cuando una etapa termina es así, sin decir que este es el final. Quien sabe… es algo que el futuro sabrá.

 

    Vito: De todas formas, si se da la vuelta, sería con proyectos paralelos…?

 

    Toto: Si existe una vuelta debería ser un proyecto en si mismo, que incluya el disco, obviamente, y también una propuesta estética en si, algo que tenga sentido.

 

    Vito: Y tendría sentido publicar demos y cosas que hicieron el último tiempo? Supongo que desde la publicación de La marcha… hasta el parate deben haber surgido y grabado cosas.

 

    Toto: La verdad que estaría muy bueno publicar esas cosas. Igual para hacer eso hay que tomar iniciativa. Por eso te digo que tocar percusión con Mimi Maura y con los grupos que me invitan a tocar es una realidad que es parte de ser músico. Pero esto que hago ahora mismo me despierta un vértigo emocional que capta mi atención. Es una nueva luz que se ha encendido y ojala que tenga su buen caminar…

 

    Vito: Por último, contame sobre Los Condenaditos, el único tema de tu autoría grabado por Cadillacs

 

    Toto: La música es de Gaby. Si bien me dio la coautoria musical, porque la letra también la escribió él, la idea partió de que había ganas de hacer un tema con el concepto de la murga, por más que no lo fuese rítmicamente. Entonces empecé a hacer un ritmo con el zurdo, timbal y unas campanas que de repente nos gusto mucho para hacer un tema. Le di un marco con la percusión, la iniciativa partió de mí, pero la melodía de lo que se canta y la parte armónica es de Gaby. Fue un gesto que siempre se lo agradezco, porque perfectamente podría no haberme incluido. Fue una manera de reconocerme…  

 

 

 

“Salta y vuela” de Orquesta Jabalí, tema por tema, analizado por Toto (*)

 

 

 

Parpadeante: es una canción con momentos de candombe, hecho a la manera que mejor nos saliese. Es uno de los más viejos. La letra la fui componiendo casi hasta el momento de grabarlo, si bien ya estaba bastante terminada.

 

Pájaro cantor: es una especie de cumbia rockera. Es uno de los temas más nuevos. No voy a contar lo que digo con las letras porque le puedo llegar a sacar lo poco que tengan de interesantes…!

 

Me olvide de tantas cosas: en un principio lo había hecho en un ritmo mas ska, tipo swing, y terminó siendo más “latinoso”, pero con murga y candombe. Es uno de los temas que tienen varias partes.

 

Otro día: tema con aires de samba brasilero. De todas formas no hay géneros bien establecidos. La idea de la parte instrumental es aprovechar la mejor manera de que nos salga un estilo. Si bien no toma muchos patrones de esa música, tratar de que te suene igual.

 

Salta y vuela: es una mezcla bastante interesante. Son como dos temas en uno, pero que esta bien que se encuentren juntos.

 

Penumbra: otro con aire de candombe, con una introducción de piano cantada. Le da un clima de cabaret al disco, al menos interesante para mí.

 

Quiero un sueño al despertar: tira para el lado del funk, con injertos medios brasileros, con un arreglo al final muy interesante de Pablo Valotta.

 

Sin flores y con sol: es un 6-8, con cosas de chacarera en las melodías del principio. Y con una parte media “africanoide”. La música la veo como continental. Una gran mezcla que muchas veces no se puede identificar de que se trata, salen solas, porque es data que uno tiene incorporada en la cabeza.

 

Hoja seca: empieza como una balada. Ariel Minimal toca varias guitarras, le da un toque más rocker, que le saca esa cosa “blandonga”. Tiene un final de conga, con cosas brasileras en piano, logrado una buena mezcla

 

Tu sonrisa: es un ska más decidido. Perfectamente podría haber sido un tema hecho con Mimi, pero por una cuestión de lugar, tiempos y circunstancia la terminamos haciendo acá. Estoy muy contento porque la melodía me gusta mucho, y fue un desafío grabarla. Lo usé para cerrar el disco porque tiene un final medio jazzero, y porque es un estilo que vengo tocando de larga data. Es una buena manera de homenajear el ska.

 

 

* Este y otros discos los podrás adquirir a través de LFCRarezas (ir a sección CDs Originales)

 


 

Nota: Vito Rivelli

Fotos: Saula B./Vito Rivelli

1ro de mayo de 2005

Buenos Aires