FLAVIO Y FLIA., CON "MAMA QUE KALAMBRE", EN EL CORSO DE TIGRE (19/02/2005)

 

 

   "El sábado a la tarde, a eso de las 16:30, me enteré por www.lfcrarezas.com.ar del Corso en Tigre a las 18:00, después de dar mil vueltas, tomé el tren y llegué 2 horas tarde. Supongo que me perdí el Flavio Mandingo Acústico.

    El viaje en tren de Capital a Tigre es atravesar Cachivache!: Victoria, Virreyes, Carupa, La Rocha, placita, murga, levita, bombo, matraca... barrio.

    La estación queda apróximadamente a 8 cuadras de la esquina de Butteler y Uruguay, donde era la convocatoria. Y en el camino ya se veía a la gente en bici gritándose: ¡Vamo' a la murga!.

    Cuando llegué estaban haciendo su prueba de baile: "Los magos de la ilusión". También estuvieron las murgas: "Los que quedamos de Ituzaingó", "Los Bakanes de Olivos" y los más esperados de la noche "Mamá que Kalambre de Tigre", entre otros.

    En el garage de una vecina, se había armado un pequeño escenario de un metro y medio de largo donde estaban los dos locutores, que eran dos pibes que estuvieron viendo a Flavio y La Mandinga en un par de ocasiones. Y en ese escenario la gente de la murga iba a cantar sus canciones.

    Entre murga y murga pasaban canciones, no faltaron las de Cachivache! y las de Los Cadillcas. Y los anuncios de "El enmascarado y La Matraca en el Rojas" y chistes a Jenny sobre "llamadas por celular desde México", sobre "Guardería Jenny, le cuida a su pibe", y "Jenny y Oscar desfilando por el medio de la calle: Moviendo sus cabezas"... y hasta Astor agarró el micrófono un rato.

    A un costado del escenario estaban: Flavio, Jenny, Astor, Jacco y Oscar Molina; y en las dos esquinas patrulleros de la policía. Todas las murgas en su canción de protesta les tiraban palos a los canas que miraban desde lejos. Una murga anunció por micrófono que la policía no dejaba pasar a sus compañeros, pero eso no pasó a mayores.
Una de las murgas interpretó a su estilo "El Satánico Dr. Cadillac": La murga bailando para vos, la murga bailando para vos.

    En el lugar estaban muchas familias, con sus pequeños hijos y mascotas, mucha sana alegría, lentejuelas y colores.

    Hasta hubo elección de reina del carnaval, que se llevaba como premio "Cachivache!". También estaba abierta la invitación al público para cantar, a la cual respondieron unas nenas con temas de Panam y Floricienta, ganándose un chicle o una "Tita" y parejas que bailaban en la calle por un par de caramelos.

    Los vecinos se re portaron, a pesar de que se conocen todos y sabián que yo no era de ahí y encima estaba molestando con una cámara, me corrián a sus hijos para que no me tapen. Aunque nada me salvó del baño de espuma y agua, del que ni el mismísimo Flavio Cianciarulo se pudo escapar.

    En una de esas, me hice amiga de dos nenas que estaban juntando papelitos de la calle para tirárselos a de Mamá que Kalambre que: ¡es la mejor!; según sus propias palabras.

    ... y apareció la famosísima murga. Con Flavio y Astor con sus trajes, maquillaje y bombos. Flavio dejó el bombo para rápidamente agarrar su guitarra negra fileteada y dar comienzo a la presentación desde el escenario y volver corriendo nuevamente a la calle y agarrar el bombo otra vez. En medio de las corridas, se puede decir que le abrí camino entre el público jajaja. Después agarró otra vez la guitarra para el cierre: "...muy buenas noches, querido amigo, de esta manera me despido contigo, vamos murgueando de barrio en barrio, Mamá que Kalambre te vino a visitar..." y volvió a la calle con el bombo para dejar el lugar marchando.

    Y yo me fui marchando atrás, pero a la parada del colectivo 60.

    ¡El año que viene nos volvemos a ver!",
Ceci Ruggieri

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotos y crónica: Cecilia Ruggieri

23 de febrero de 2005

Buenos Aires