Hola amigos fabulosos mandingos....

    Hace días escribí una carta ilusionado porque tocaríamos con la Mandinga en Niceto. Desafortunadamente se cayó la fecha. Realmente no esperaba mucho más que una velada de buen tambor, mal mal rock, calidez y buena despedida entre familia, público y amigos. Pero los nuevos edictos, formas, regulaciones a partir del catastrófico Cromañón abortaron la celebración mandinga profana. Es un bajón realmente no poder tocar por ningún lado.

    Muchos son (y me incluyo) los que necesitamos lugares intermedios para tocar. El rango medio es muy amplio vale decir; medio grande , medio mediano y mediano tirando a chico....

    Siempre les comenté a mis hermanos mexicanos que tanto quiero que ese era el gran valor agregado de la Argentina y de Baires: los lugares para tocar. Allí no hay tantos como deberían, los del DF se quejan que no hay tantos espacios... .en proporción claro a tantos habitantes... una ciudad de 22 millones...

    ¿ Y ahoras acá que pasa? Estamos soportando un durísimo duelo. Desgarrador, sin consuelo para todos esos familiares. Pero el laburo de los músicos? Aquel semillero imparable de bandas de todos los colores? Sonidistas? Plomos? Dónde vamos a tocar?

    Me voy a México mañana, allí suenan los tambores de los guerreros águila secundados por los concheros del Zócalo. País de embrujo.

    Estábamos ilusionados con brindar un espectáculo fuerte. Habíamos preparado una intro brava de cueros y presentaciones afro vocales con la inclusión de Joe, el brujo mayor Kimbundú. Bueno, soy grande y ya empiezo a pensar que Dios dispone sobre nosotros y siempre está bien.

    Quedamos pendientes para vernos en La Trastienda. Noche de brujos caníbales, explosión de mal mal rock. Saldremos en llamas. Entretenernos entre todos.
Callate y bailá. Te acordás?

    Vuelvo a México, allí donde silban las iguanas en el Real de Catorce. Me robé una princesa Azteca de su ala. Hoy es reina mayor, porque princesa es Xochitl. También resonarán los brujos de Califastlán....

    Amigos: mis canciones llevan cuentos que pronto espero compartir con ustedes. Me siento orgulloso del disco grabado. Cachivache. Podría ser mejor? seguro!
Pero ahora lo brindo a mi México de ensueños como una humilde postal de los tambores de nuestros barrios. Es un disco posta. Está bien, somos ciudadanos del mundo y esas giladas ecologistas, pero siempre quince tener un disco que referencie el sonido que se escucha a cinco cuadras de cada una de nuestras casa.

    Aquí está. Cachivache para todos los queridos hermanos de sangre mas profundos que tengo, mexicanos. Se edita en el País de Moctezuma y sus bravos, Cachivache. Tengan mi mas humilde expresión de tambor porteño, milonga-clashera y mal mal rock. Porque a mi me dicen el León de Tigre, también el brujo de Xihuatanejo,
De La Perla a Buenos Aires, Cachivache, Cambalache, hoy sale el murgón de Monterrey a Carupá.

    Digo, también hay un zombie en Carupá. Historias de monstruos que no asustan que se convierten en canción. La realidad es mas terrorífica aún.

    Nos vemos a la vuelta, flores para las damas, abrazos para los caballeros que lean esta carta efímera .
 


Flavio, El León de Tigre, o también:

El brujo de Xihuatanejo


 


    Pd: Amigos mandingos fabulosos : Nos encontramos en La Trastienda : Show con sorpresas y nuevos aires. Gracias.