Fabulosos afuera

GIRANDO, GIRANDO...

 

 

El otoño ’88 encontró a los Cadillacs haciendo cuantiosas entrevistas, registrando un tema con León vendiendo sus dos discos Gieco, como nunca, ensayando nuevos temas, y preparándose para una gran gira...

 

En su primer show independiente grande en la ciudad de Córdoba (ya habían tocado en esa provincia, participando del Chateau Rock) fueron acompañados por Carlitos ‘La Mona’ Giménez. Aquel 30 de abril en el Estadio Atenas el Rey del Cuarteto cantó un tema junto a Vicentico, haciendo las veces de maestro de ceremonias para presentar a Los Cadillacs ante un público aun ajeno.

 

 

“La Mona Giménez grabó el tema ‘Mi novia se cayó en un pozo ciego’,  quiso conocernos y subió a tocar al final del show. La versión que hizo de ‘Mi novia...’ me pareció una porquería, pero seguro después de cobrar en Sadaic me va a gustar más”

Luego del show cordobés los esperaría Paraguay, donde tocaron por primera vez. La previa del show que realizaron en Asunción el 6 de mayo de 1988 fue algo extraña: Los Fabulosos llevaban sólo un mes sonando oficialmente y sus temas recién comenzaban a escucharse en las discotecas. Pese a esto, cosecharon un éxito impresionante, tal vez por la importante operación de prensa que montó la discográfica acompañando el debut en el país vecino.

 

Pese a la intensa lluvia y a la resistencia de los paraguayos a salir de sus casas, el campo de tenis del ‘Yacht & Golf Club’ contó con la presencia de 5000 personas que querían conocer a los responsables de los temas del momento: ‘Mi novia...’, ‘Yo te avisé’ y ‘El genio del club’ (nombre con el que se conocía en este territorio).

 

El excelente set de canciones que desarrollaron a lo largo de 85 minutos fue suficiente para que la Cadillac-manía también se instale en Paraguay. El ‘CQC’ Eduardo de la Puente, que tenía mucha afinidad con la banda, los acompaño con el fin de hacer la cobertura para la revista ‘Rock & Pop’. Este es un extracto de su comentario:

 

 

“Una hora y pico de show, con unos Cadillacs crecidos y más expertos, pero que no perdieron un ápice de su onda. La gente pasaba de la concentrada atención por los ‘nuevos’ temas a una euforia  demencial cuando pelaban un hit. Y en 85 minutos se habían metido todo un país en el bolsillo, así de simple, gracias a un set sin fisuras que jugara en su contra. Cabe agregar que el material giró en torno a sus dos LP, pero que tuvieron la inteligencia de oxigenarlos con arreglos que nacieron de puro training.”

La gira continuó por el centro y norte de Argentina, cubriendo siete provincias.

 

Todo este movimiento fue la antesala que los llevó, a su regreso a Buenos Aires, a anunciar su primer Obras independiente (recordemos que ya habían compartido cartel con otras bandas en este estadio, en el polémico recital de los radicales).

 

 

La polémica se instalaría una vez más en torno a ellos, esta vez en el suplemento ‘Sí!’ De Clarín. El semanario dedicado al público adolescente entrevistó a los Cadillacs con el fin de anunciar y promocionar la tardía presentación en Obras de ‘Yo te avisé!!’. Pero no fue sólo una cuestión de rutina. Los músicos presentes le dieron con todo a varios músicos respetados del medio, como Charly García y Gustavo Cerati. Se trataba, más que nada, de una actitud punk (cultura que influenció fuertemente a algunos Cadillacs) de negar al otro.

 

Gaby, ya en nuestros días, cuenta aquél momento:

“La nota la recuerdo perfectamente. Estábamos Flavio, Luciano y yo, sentados en la redacción enorme de Clarín, en pedo, charlando con un periodista que era un flaco que conocíamos de las discotecas, que nos servía cerveza. Dijimos cosas muy tontas, hicimos chistes un poco infantiles. Era muy infantil decir que García era grasa, o descalificar a los Soda porque usaban pollera.”

El tiempo afortunadamente vio madurar a estos ex –‘chicos rudos’:

    “Yo ahora ni en pedo diría algo así, por el solo hecho de pensar que podría ofender a la otra persona. De hecho, a García le molestó mucho. Una vez me lo crucé por la calle y me dijo ‘¿Así que yo soy un perejil?’. Obvio que se había ofendido. De Cerati se que también se enojó. La verdad es que yo no soy esa persona que era, pero en un punto me parece que fue importante poder hacer ese gesto. Lo malo fue la manera.”

 

 

VITO RIVELLI

Enero 2003