ESPECIAL 04 

 

El periodista Marcelo Fernández Bitar les hizo una nueva entrevista a modo de adelanto del regreso del combo a las tablas porteñas. Aprovecharon además para hablar de la situación del grupo y del país, de proyectos perdidos, de la demorada gira latinoamericana, del nuevo disco... Aquí, del cajón de los recuerdos, la entrevista...

 

  

FABULOSOS CADILLACS

ANTES DE OBRAS

 

El 9 de septiembre Los Fabulosos Cadillacs presentarán en Obras su LP ‘El ritmo mundial’ casi coincidiendo con la grabación de su cuarto álbum y de la demorada salida al exterior.

 

 

El año pasado, Los Fabulosos Cadillacs grabaron su tercer disco y comenzaron a tocar en el exterior, pero este año les agarró la crisis económica y no siguieron ese camino ascendente... ¿creen que 1989 ya es un año perdido?

 

GABY: Desde el punto de vista de todo lo que pasa en la Argentina, es obvio que fueron muchos meses perdidos, y para toda la gente. Pero lo que pasa dentro del rock y la música en general es que gracias a lo que hacés podés zafar de ciertas cosas. También depende de cómo reaccione cada uno. En nuestro caso, al principio hubo un poco de tristeza por no tocar tanto como antes, pero después seguimos ensayando, preparando temas nuevos y armando los detalles de este concierto en Obras. Todo esto permite zafar y mantenerte bien. Además, nos hizo ver que podíamos vivir sin tocar en vivo, y que ensayar también es dedicarse a la música. De todas formas, fuimos a algunos programas de televisión e hicimos las notas suficientes como para que la gente se acuerde que los Cadillacs son un grupo muy fuerte y que –pase lo que pase- vamos a seguir siendo el grupo que más bola le da a la Argentina. Creo que –dentro del rock- la crisis pasó por decidir no bajar el cachet aunque implicara no tocar tan seguido como antes. Nosotros podríamos cobrar mucho menos y seguir tocando. Eso sería fácil. Lo difícil es seguir ensayando, preparando los futuros shows y hacer lo que hicimos siempre: un concierto en Obras en serio, como se tiene que hacer. Es decir, bajar un poco los costos pero que siga siendo un recital importante y donde la entrada no salga 250 palos para que el estadio se llene, sino cobrar lo que realmente vale.

 

La crisis económica también es no tener plata, pero ninguno de nosotros puede ponerse a llorar por eso, porque no es así. Hemos ganado buena guita y no nos podemos quejar de eso, salvo que alguno se la haya delirado por ahí. Lo importante es que si hemos ganado guita sigamos haciendo música en vez de decir ‘Bueno, no hacemos más nada hasta que pinte algo que valga la pena’. Eso es lo que habría que destacar.

 

¿Entonces la única opción que dejó la crisis fue encerrarse a ensayar y adelantar la composición de temas para eventuales grabaciones?

 

SERGIO: Si, se cortó el movimiento en el interior del país y se cortó el circuito de discotecas, aunque eso también se debió a que pasó de moda que los grupos tocaran en discotecas. A los dueños no le interesan, vaya uno a saber por qué. La crisis, entonces, es que no podés tocar afuera de Capital, donde basta ver la cartelera del Sí! y darse cuenta que hay cuatro mil grupos nuevos tocando por fin de semana. Lo que sí es cierto es que los grupos medios no laburan más y quedaron sin un mango.

 

GABY: En el caso de los Cadillacs, hicimos una gira por el interior de Uruguay y a la vuelta paramos y nos pusimos a preparar Obras y ensayar el disco nuevo, como todos los años. Casi todos los temas están terminados, y está definido que tenemos que entrar a grabar en ION y Panda un par de días después del concierto. Así que estará listo antes de fin de año ¿No ves? Esa es otra cosa que decidimos, porque podríamos haber dicho no sacar un disco hasta el año que viene. Pero optamos por grabarlo porque también nos gusta y porque era necesario para nosotros sacar un disco nuevo de los Cadillacs. Tenemos muchas cosas para tocar y para grabar. Además está bueno sacarlo ahora: cuando nadie hace nada, los Cadillacs sacan un disco.

 

¿Hubo un período largo en que no tocaron?

 

GABY: Este es el único período en la historia de los Cadillacs donde no tocamos seguido. A mí me parece que pasaron dos años desde el último show, y fue sólo un mes y medio, que en realidad no es nada. Aparecieron dudas de todo tipo, pero jamás de seguir o no. Y apenas empezás a tocar y ensayar, a tener la fecha del Obras y de la grabación del disco, todo toma su cauce normal y hay más excitación todavía.

 

SERGIO: Nosotros pasamos por una etapa donde durante tres años o cuatro no paramos porque nos gustaba tocar, y hubiésemos tocado en cualquier lado. Ahora estamos más tranquilos y estamos viendo las cosas más fríamente, adonde vamos, adonde nos conviene y adonde queremos ir realmente. Ya no creo que toquemos tres veces por fin de semana.

 

Otro bajón de 1989 fue la postergación de Obras, ¿no?

 

GABY: Sí, la fuimos alargando por cuestiones económicas.

 

SERGIO: La primera idea que tuvimos fue hacer la presentación de ‘El ritmo mundial’ en diciembre del año pasado, cuando salió el disco. Fue algo bastante demente que se nos ocurrió, pero enseguida recapacitamos, y después se fue postergando hasta que quedó para septiembre, que me parece un buen momento. Y no sé por qué, pero tengo la idea de que será el mejor show de Los Cadillacs. Quizás porque hace tiempo que no tocamos en Capital...

 

 

¿Qué pueden anticipar?

 

FLAVIO: A pesar de los números, vamos a cuidar bastante el tema de sonidos y luces.

 

GABY: De hecho, si ya hablamos de hacer el concierto, los números no son tan importantes porque no es un concierto que se hace para llenarse de plata, salvo que hagas seis funciones. Estos conciertos son para estar con el público de la Capital, para que nos vean y vean l oque estamos haciendo, para mantenernos en la Argentina. ¿Guita? En medio concierto en Perú o Bolivia ganamos cuatro veces más que en Obras, así que no pasa por ese lado.

 

SERGIO: También decidimos no hacer muchos temas nuevos porque quizás no sea el momento. Cuando vas a Obras es para celebrar, disfrutar y cantar del primero al último tema, porque los conocés bien y ya son más tuyos que del grupo. Podríamos, no se, hacer diez temas nuevos, pero nos pareció mejor hacer sólo dos. Uno es un cover, pero no vamso a decir cuál es.

 

FLAVIO: Y con respecto a la escenografía, si no es algo que te rompa la cabeza, no vale la pena hacerlo.

 

SERGIO: El otro día estábamos hablando de eso y nos dimos cuenta de que todas las escenografías que hemos visto siempre resultaron ser un plomo. Al final, lo mejor es que haya una muy buena puesta de luces y sonido, y una presencia fuerte en el escenario, porque se trata de ver tocar a un grupo de rock. Incluso no sé si al poner muchos efectos y escenografías no llegás a desviar la atención a la gente de lo que es la posta... Salvo, claro, que pongas el chanchito de Pink Floyd que vuela. Si es así ¡pongamos de todo!

 

 

Bueno, Pink Floyd es un grupo bastante estático, y ustedes son bastantes y se mueven mucho por el escenario.

 

ANIBAL: ¡Nos chocaríamos con la escenografía!

 

SERGIO: Además, lo tenemos a Flavio como chanchito. Va a volar y lo vamos a sacrificar en vivo.

 

A ver... una frase para atraer a la gente a Obras, para convencerlos.

 

GABY: El que tenga plata, que nos venga a ver.

 

ANIBAL: Este año yo voy a tirar guita en lugar de púas.

 

FLAVIO: Yo quiero que me vengan a ver porque bajé cinco kilos.

 

SERGIO: Yo creo que lo más interesante es la idea de sacrificar a Flavio en vivo.

 

GABY: Vamos a sacrificar a Flavio y al productor. Y sería bueno que viniera Patricia Sosa para también sacrificarla a ella.

 

 

Con respecto al nuevo disco, ¿cómo viene perfilándose?

 

GABY: El disco se perfila como el típico cuarto trabajo de un grupo de rock, o sea un álbum explosivo y que muestra todo lo que el grupo creció. Todo lo que pueden hacer los Cadillacs y todo lo inteligente que puedan ser estará en este cuarto disco. Creo que será un disco de buena música y aparte muy inteligente porque abarcará todas nuestras maneras de hacer las cosas. Como ‘El ritmo mundial’, pero mucho más todavía. Es como que potencia nuestras cualidades. Nosotros empezamos grabando ‘Bares y fondas’, y aunque no nos acordemos bien, tuvimos mucho tiempo para preparar. ‘Yo te avisé!!’ y el resultado fue un disco explosivo que vendió muchísimo y todo eso. Y como ‘El ritmo mundial’ apareció al toque, a la gente no le dimos tiempo de darse cuenta de que había salido un disco nuevo. Ahora se repite un poco la historia: tenemos todo un mes para ensayar y explotar todo lo que somos, como antes de ‘Yo te avisé!!’. Por eso creo que este nuevo disco , va a ser como la mezcla de los tres anteriores, potenciado.

 

¿Aprovecharon estos meses para salir a ver grupos nuevos?

 

SERGIO: Sí, yo incluso grabé con Los Cafres. Me gusta mucho Amor Indio.

 

GABY: A mí me gustan mucho Los Perros Calientes, ahora que se fue Fabiana Cantilo.

 

Muchos los califican como el nuevo valor dentro del auge del rock and roll...

 

GABY: Bueno, para mí la historia del auge del rock and roll es semi-ficticia. Y no creo en los estilos; es algo que inventaron en la Argentina creyendo que hace vender más discos, y no es así: lo que pega no es un estilo, sino un grupo. Si el rock and roll vendiera tanto como dicen, entonces La Torre y Los Ratones (Paranoicos) tendrían que vender millones de discos, y si bien los Ratones tocan mucho más que hace cinco años, ni siquiera hicieron una gira por el interior. No quiero tirar nada abajo, pero hablar del auge del rock and roll es como aquello del reggae y el ska, y yo creo en los grupos inteligentes, con ideas y temas que pegan más allá de los estilos.

 

SERGIO: Es como lo que hace poco hicieron un par de radios y revistas, que fue decir que se acabó el reggae y el ska, y que ahora pega el rock and roll. Pero eso no pasa de ser un invento de un par de tipos.

 

GABY: Es lo de siempre ¿cuál fue el auge del ska? Lo que hubo fue el auge de los Cadillacs. ¿Y qué van a decir ahora con la campaña de Obras? ¿Que volvió el ska? Por favor...

 

SERGIO: Los grupos que más venden son los Cadillacs, Soda Stereo y Banana Pueyrredón. Nada de rock and roll...

 

GABY: Ponerse a pensar en los estilos es un error, porque la música es universal. Uno puede elegir estilos como el ska o el soul y hacerlos con onda porque le gusta. Si hablar de movimientos es la manera que tienen las grabadoras, las revistas y las radios para vender, está bien. A mí no me perjudica, pero no digamos que es la verdad de lo que pasa. Por eso no quiero entrar en la discusión del auge del rock and roll... no soy parte del mundo del rock, sino parte de los Cadillacs, la banda más fuerte de la Argentina, al menos creído por nosotros nueve, y ese es mi mundo.

 

¿Y qué les parece la onda tecno?

 

GABY: Hay cosas buenas y cosas malas, como todo. A mí me parece que el acid-house es una música buena. No me rasgo las vestiduras pero me parece escuchable.

 

SERGIO: Hay algunos como Erasure que no me gustan para nada.

 

FLAVIO: Lo que a mí me gusta, más que el estilo en sí, es que la música bailable volvió a las discotecas, como en la época cumbre del 78-79. Hasta hace muy poco ponían cosas como The Cult, quizás una buena banda, pero no es para bailar. Ahora volvió la música estrictamente bailable.

 

GABY: Además mezclan cosas muy interesantes y rescatan temas viejos que son muy buenos.

 

FLAVIO: Hay disc-jockeys que tienen un poco más de onda que poner Erasure y así te aparecen temas de ‘Saturday night fever’, Kool & The Gang y Chic. Algunos dicen que la música que pasan ahora es terrible, pero estamos volviendo a lo mismo de siempre: antes era una vergüenza escuchar funk y disco music, y ahora nos damos cuenta de que no era tan malo. Yo me acuerdo que en el colegio mentía: llevaba discos de Kiss, pero en realidad me gustaban cosas como Kool & The Gang.

 

GABY: Creo que es música bailable que le gusta a todo el mundo, salvo algún jazz-rockero al que nunca le gusta nada.

 

FLAVIO: Pero fijate cuantos jazz-rockeros se pusieron a hacer funk. Ahí tenés la pauta.

 

¿Ustedes salen a bailar?

 

GABY: Hace una o dos semanas que no vamos, pero salimos a bailar bastante seguido. Vamos a peluquera un poco, a mirar minas... cuando las novias y esposas se distraen... Somos gente de la noche: tragos, alcohol, mujeres, jets privados, helicópteros. Ibamos a poner una discoteca, pero sacamos números y no salió. Nos faltaba plata.

 

SERGIO: ¡Eso fue en serio! De golpe nos agarran ideas como esas y nos gastamos horas y horas charlando detalles, hasta que alguno nos dice por qué no se puede, y enseguida se pincha todo.

 

GABY: Estábamos buscando un lugar para poner una sala de ensayos, y después íbamos a poner un restaurant, luego un bar y una galería de arte. ¡Todo en un día! Y cuando fuimos a ver los lugares había uno que daba para discoteca y nos volvimos locos. Durante dos días que no ensayamos porque estábamos al mango con eso.

 

Otra cosa que les quedó pendiente es la gira latinoamericana, igual que la de otros grupos que la habían anunciado...

 

GABY: Sí, pero... ¿cuántos grupos pueden ir a tocar afuera? Zas está viviendo afuera y Los Enanos también. Acá sólo quedan los Soda y los Cadillacs. No hay más grupos que puedan actuar afuera que no sean los Soda y los Cadillacs, si no sería muy fácil: estaríamos todos afuera.

 

Nosotros tenemos una gira que se hará en septiembre, un mes que será un kilombo de laburo. De repente llegó todo junto. Uno nos decía que había que preparar las valijas para la gira. Otro decía que había que grabar el disco. Después se confirmó el Obras ¡Todo! Y nos queda colgado hacer un video monstruo, del que tenemos el guión ya terminado. Sería una obra en sí misma, un video-clip con otras cualidades, algo más que el típico video de promoción.

 

 

La gira será por Centroamérica: Panamá, Honduras, Nicaragua, Costa Rica... todos esos países que aparecen en ‘Ladrón sin destino’ y que uno no sabe bien cómo son ni dónde quedan. También está pendiente Bolivia, y finalmente México, y después de México nos vamos a pasear todos. Va a ser bueno eso...

 

MARCELO FERNÁNDEZ BITAR

Revista Rock & Pop

Agosto 1989

 

 

Transcripción

VITO RIVELLI

Enero 2003