EL PELADO Y EL TEÑIDO

 

 

La historia cuenta que cerca de la grabación del cuarto disco las cosas en Abraxas Producciones ya no eran como antes. Había ciertos roces producto de la disminución de shows. Mientras tanto, con un panorama chato por delante, los Cadillacs reciben una luz de esperanza con el contacto con un extraño personaje de pelos azules: el yankee Tommy Cookman.

 

El quía había tenido un corto momento de esplendor como cantante del grupo The Colours, responsable de algunos hits que les dio popularidad efímera a nivel mundial. Llegaron a lugares inhóspitos como Japón, y luego de la gira que los llevó allí -Live a Budokan- vieron su disolución.

 

Al regresar a Nueva York, su ciudad natal, se detuvo un momento a plantear su realidad: tenía bolsillos llenos pero el futuro era incierto. Por esas casualidades de la vida, allá por 1984 dio con Charly García, que se encontraba en el país del norte grabando Clics Modernos. Tommy quedó fascinado, al punto que no tardaría en llegar a nuestro país para una corta visita que finalmente duró seis años.

 

 

Ya en Buenos Aires se instaló en un departamento de la Calle Charcas, donde tiempo atrás vivía la novia de Andrés Calamaro. Allá por 1989 comenzó a entablar relación con el Vaino, ya que -vaya casualidad- vivía en el mismo edificio. ¿Se imaginan? Eran los ‘raros’ del lugar: uno pelado y el otro teñido de azul. Dios los cría…

 

Cookman comenzó a concurrir a los recitales de los gorditos, y quedó impactado por su onda. Incluso tuvo algunas reuniones con Vaino –que comenzaba a hacer las veces de guitarrista y manager-, Vicentico y Flavio en pleno barrio de Palermo. Allí, entre grandes hamburguesas y comida china, hablaban de proyectos y anhelos como el lanzamiento de los Caddies en EEUU.

 

El otoño ’90 vio partir al extraño de pelo azul para radicarse en Los Angeles, pero no sin antes prometerles a los Fabulosos que prepararía el terreno para llevarlos al norte. Luego de idas y vueltas, a fines de octubre de ese año Tommy cumplió con su promesa y los Fabulosos tocaban en vivo por primera vez en los EEUU.    

 

 

 

VITO RIVELLI

Mayo 2003