MIMI MAURA EN EL ND/ATENEO, BUENOS AIRES (10/03/2005)

 

 

Prueba de sonido/backastage/reencuentro

 

    Luego de tres meses de inactividad, y con Cromañón de por medio, Mimi Maura volvió a subir a un escenario, el del ND Ateneo, en la primera de dos presentaciones programadas allí. La del jueves fue la fecha que agregaron. Si bien se habían cubierto tres cuartas partes de la sala, en ningún momento se hizo evidente el vacío. En todo caso tuvo mucho sabor a celebración, como si el recital fuera a lleno total y con la gente bailando, por lo que todos los temas se vivieron con felicidad.

 

    El reencuentro se hizo notar desde la llegada de los músicos, que comenzaron a caer desde las 18 hs., y se saludaban afectuosamente con su equipo de trabajo después de unas largas vacaciones. Hasta hubo, en la prueba, un pequeño diálogo -micrófonos mediante- entre Mimi y Dany -sonidista- que recientemente fue papá.

 

    Mientras armaban sonido hubo un accidente con suerte: un asistente que estaba subido a la escalera no notó que estaba al borde del escenario... al moverla un poco empezó a caer casi en cámara lenta, o al menos así lo ví desde el fondo, y tuvo la suerte de poder colgarse de uno de los palcos salvándose de una segura quebradura.

 

    El Mono estuvo entre los primeros que llegaron al Ateneor. Para quienes no lo conocen les cuento que es un baterista muy grosso del palo del reggae (pasó, entre otras, por Resistencia Suburbana, Lumumba, Abed Nego, Riddim, Raices y Cultura) y que actualmente está tocando en Natty Combo, la banda de Sergio Colombo. Con él empezó la prueba de sonido, en una sesión de puro dub, cambiando el saxo por el bajo, con algunas intervenciones vocales y de guitarra de Sergio Rotman.

 

    El batero en cuestión grabó el tema "Crazy" con los Mimimauras, para el disco "Noches de pasión", y reemplazaba a Nando cuando los Cadillacs salían de gira, logrando noches diferentes, que a Rotman Y Aloe les gustaba llamar "Marihuana shows", donde había mucho más reggae. Esta vez el reemplazo de Nando ocurrió por fuerza mayor, ya que sufrió recientemente dos accidentes, y tiene enyesada ambas manos, según comentaban. El Mono solo tuvo una semana de ensayos, en la que demostró su profesionalismo al haber sacado en ese escaso margen de tiempo temas que nunca antes había tocado, como los de Frenesí o los del disco de covers jamaiquinos.

 

    Tuvo buen desempeño y fue seguido de cerca por Toto y Sergio, que le iban marcando algunos detalles. Hablando de Rotman: en los preparativos, tanto como en la sala de ensayos, es tan eléctrico como se lo puede ver en el escenario... está simultáneamente en varias cosas, va y viene todo el tiempo, tiene una fuerte presencia, trabaja muy bien.

 

    Luego de varios cambios de instrumentos sobre el escenario, que incluyeron a Colombo en teclados y Lobo en batería, siendo las 20:30 hs. comenzó la verdadera prueba de sonido con todos sobre el escenario (la única escenografía: un telón rojo con efecto contraluz).

 

    Entre otras cosas, se pudo escuchar a la sección de vientos probando con Revolution Rock, y comentando que la mejor versión del tema que versionaron los Cadillacs a partir del cover hecho por los Clash, es la original, la de The Busters. Mientras seguían ajustando sonido, tocaron una parte de Jay yo me muero (Rotman en voz). Con Mimi sobre las tablas, y todos los integrantes en sus respectivos puestos, pasaron Leyenda de Guayahona, un acople que casi nos deja sordos, Vente conmigo, Sinner man, y I'm gonna lock my heart.

 

 

El show que no quería terminar

 

    Sobre la marcha, los responsables del lugar avisaron que vayan terminando, porque tenían que dar sala, mientras la gente ya hacía cola en la puerta. En cuestión de minutos, Nico, el encargado de vender los CDs en los shows, veía como su mesita quedaba vacía, luego de que la gente agotara todas las copias que tenía de "63, 68, 74". En el show del viernes pondrán las últimas unidades que les quedan, al igual que las de "Noches de pasión".

 

    Siendo las 21:30 hs., la banda apareció en escena. El recital tuvo mucha variedad, buen balance de temas tranquilos y festivos, repasando en forma pareja los cuatro discos grabados en estudio. La sala no estaba llena (tal vez el viernes sí lo esté) pero había muy buena onda, todos festejaban los temas y hasta se podía ver gente grande que se quedó hasta el último bis. Seguí el recital desde el fondo y el sonido era bastante bueno, destacándose bajo y batería, que cumplen una función muy importante en la banda. Solo para cuestionar algunos acoples, y que a veces la voz y la percusión quedaban un poco tapadas.

 

    Mimi, entre temas, habló bastante con el público, los saludó afectivamente e hizo referencia a la larga ausencia. Pudo apreciarse una nueva intro de "Feliz mi soledad", donde se destaca la base rítmica. Otra novedad fue "Running away", un cover de Marley en voz de Sergio, momento en que la boricua aprovechó para un cambio de vestuario y peinado, provocando un fuerte aplauso al volver a escena para el bolero "Qué te pedí".

 

    Del vestuario habla Ceci, la responsable de las fotos que ilustran la presente crónica: "Mimi abrió el show con un vestido largo, tipo chino, color negro, con detalles en dorado y dos grandes tajos a los costados. Y a medio show apareció con un pantalón negro con unas líneas blancas, una camisa blanca con un gran cuello y un saco de cuero, que por el intenso calor, no le duró ni una canción completa. El peinado: una serie de trenzas que se unían en una colita; y a las cuales revoleó por sobre su cabeza un par de veces durante el show."
 

    El clima festivo se instaló desde los primeros segundos, confirmado por algunos que tomaron por asalto los pasillos para demostrar sus pasos de baile, rápidamente cortados por los de seguridad, que estuvieron más que atentos durante todo el recital a que nadie se levante más que para ir al baño. Algunos se la ingeniaron para evadir sus miradas y en momentos altos del show, como en el temazo "Mensaje especial", se pudo sentir un dulce aroma a hierba en el aire. Dos pelados, uno de ellos con remera de Sumo, daban vueltas de un lado para otro, tratando de bailar, y terminaron marcados en forma personal por la seguridad.

 

    Sergio dijo en un momento: "Le quiero pedir a los bailadores... la paranoia post-Cromañón nos impide ese tipo de cosas como que la gente esté de pie... ya vamos a saber romper la regla, pero sepan disculpar...". Todos entendieron la situación.

 

    La forma de celebrar los temas, entonces, fue solo con palmas y gritos, a excepción de la parte de los bises... "Quieren un tema más o nos vamos a casa?" dijo Rotman, ochenta minutos después del inicio, obteniendo obvia respuesta afirmativa para dar lugar a "Leyenda de Guayahona" y "ba ba boom". Pero la euforia se desató con uno de mis favoritos, el clásico de Dawn Penn "No, no, no", cuando sobre la mitad de la excelente versión que hace en vivo, los de seguridad ya nada pudieron hacer, con absolutamente toda la sala de pie, aplaudiendo y bailando, con la aparición del ex "Todos tus muertos" Fidel Nadal, invitado especial de la noche, mientras hacía raggamufin y saltaba sobre el escenario. Cada vez que aparece en los recitales de esta banda, genera reacción de festejo, contagia mucha alegría sobre la gente. Siguiendo con su habitual número, luego llegó otro cover: "Judge not". Mimi y Sergio no se quedaron atrás con el baile, practicaron pasitos y hasta bailaron pegados ante gritos de la audiencia.

 

    Luego de un caluroso aplauso, se prendieron las luces, y todo parecía haber terminado, pero la gente y la banda quisieron que no fuera así. Con el segundo regreso al escenario, hubo aplausos y gritos para Hugo Lobo, no se por qué (estaba en el baño en ese momento). Luego de unos segundos tratando de organizarse con los instrumentos, decidieron tocar "Garden of life", canción incluida en su último disco. Ahora si, no había dudas de que "todo tiene su final, nada dura para siempre", como más temprano recitó la cantante, parafraseando a Lavoe. Pero no... Mimi se quedó en el escenario, Toto volvió, e hicieron una fantástica interpretación de "Llévame con ella", donde se la vio emocionada.

 

    La banda logró que los presentes se vayan más que conformes, habiendo entregando durante casi dos horas un total de 25 canciones, sin dudas, una cantidad muy generosa.

 

 

 Mimi Maura

 Teatro ND Ateneo  

 Buenos Aires

 10 de marzo de 2005

 

01) I'm gonna lock my heart

02) Dulces sueños

03) Jay yo me muero

04) Mensaje especial

05) Misterio

06) Dejarte atrás

07) Monotonía

08) Feliz en mi soledad

09) Yo no lloro más

10) Vente conmigo

11) El apartamento

12) Running away

13) Qué te pedí

14) Sinner man

15) Frenesí

16) Me busca el destino

17) Jamás estuvo aquí

18) El fin del mundo

19) La huella

-Bises-

20) Leyenda de Guayahona

21) Ba ba boom

22) No, no, no (con Fidel)

23) Judge not (con Fidel)

24) Garden of life

25) Llévame con ella (a capella)

 

 

 

 

 

 

 

 

Crónica: Vito Rivelli

Fotos: Cecilia Ruggieri

11 de marzo de 2005

Buenos Aires