VICENTICO EN EL HARD ROCK LIVE, GUADALAJARA (21/04/2005)

 



    Vicentico se presentó el Jueves 21 de Abril en el Hard Rock Live de Guadalajara, México.

    Yo entré casi una hora más tarde de lo que decía el boleto, y apenas estaban armando el puesto de merchandising oficial: remeras rojas, azules, celestes; con el rectángulo con su foto en el frente, como aparece en su página oficial, dos rayas en las mangas, el número 10 en la espalda y las fechas de la gira por México. El precio de las remeras era de $70 pesos mexicanos, unos US$ 6,50, y la calidad de tela y estampado no era muy buena.

    El concierto lo abrió, bastante más tarde de lo establecido, la banda tapatía de reggae “Monte Bong”, que haría lo mismo dos días después en el concierto en la Concha Acústica del Parque Agua Azul, también en Guadalajara, pero con la entrada a $195.

    El lugar estaba a la mitad de su capacidad, habría unas 400 personas, de las cuales muchas entraron por pases de cortesía, y ninguna bandera. Originalmente las entradas costaban $400 pesos mexicanos y con todos los volantes y afiches impresos con ese importe, bajaron a $300.

    A pesar de no ser un lugar grande, hay tres barras, mesas y sillones, a los cuáles sólo puedes acceder si compras una botella de alcohol o una $buena$ consumición en tragos, política de todos los bares y discos en México, la ubicación de un ron no es la misma que la de un brandy; así que a los pobres nos tocó esperar sentados en la alfombra con chicles pegados incluidos y ceniza de cigarro de la gente que pasaba caminando.

    Vicentico, con botas, bermudas blancas, camiseta negra con un dragón rojo y poncho gris, arrancó el concierto con “El cielo”, luego sonaron un par de temas seguidos, para romper el hielo ya que el público estaba muy tímido, y comenzaron los largos diálogos a partir de “Todo está inundado”, con un:_Buenas noches, ¿qué tal?, ¿qué pasa?; donde ya la gente comenzó a hacer sus pedidos, se soltó y se veían algunas manos arriba, aunque nunca se armó ni un principio de pogo, ni el clásico aplauso ni el ohhhh ohhhh oh oh oh: todo muy tranquilo.

    El sonido era bueno y la iluminación también. A la banda se la vió cómoda en el escenario, y todos estaban de buen humor. Aparecieron varias sonrisas de Gaby, de Dany y los demás.

    Los temas más pedidos que no sonaron fueron: “Piraña”, “Te sigo amando – de Sandro” (con ese nombre la pedían), “Canción de cuna”, “Culpable”, “Mal bicho”,”Vos sabes”, “Calaveras y diablitos”, “Quinto centenario” a lo que Gaby respondió: _imposible, esa canción no la sé, y alguien del público retrucó:_ ¡es de Flavio!. Gaby contestaba a los pedidos: _¡Hablamos de a uno!, ¡Basta, boludo!, ¡Basta, che!, ¡Bajamos un poquito!, ¡Pará un poquito!, ¡Qué hincha pelotas, boludo!, ¡Las masas no se tienen que expresar, silencio absoluto!, ¡Esto no es un estadio de fútbol, esto es una clase!.

    Y ante el cierre bajo de sus bermudas, otro de los grandes pedidos de la noche fue: "¡Hazme un hijo!".

    Como intro de “Los caminos de la vida” pidió al público una moneda que decidiría si se quedaba a tocar más o se iba, al recibir una de $1 dijo: ¿No tenés una de $10?; la tiró al aire:_Bueno, voy a fijarme lo que dice la suerte; y después de amenazar con irse:_Chau; empezó a sonar la canción.
 

    Solo vi a dos personas de prensa, que en medio del show me preguntaron sobre el nombre de la canción anterior y la que estaba cantando en ese momento, les respondí y me cambié de lugar. Esa falta de información hizo que en varios periódicos locales y de estados vecinos aparecieran temas como “Una noche de calor en la ciudad”.

    “Algo contigo”, uno de los temas más pedidos del cd “Vicentico” junto a “Se despierta la ciudad”, se hizo esperar entre bromas sobre que el Presidente de México, Vicente Fox Quesada, había vetado ese tema.

    En un momento alguien del público le aventó un par de lentes de sol, el cual se puso, modeló y regresó.

    Presentó “Basta de llamarme así”:_Bueno, ahora voy a tocar una canción bien padre (con acento mexicano). Algo muy muy viejojojo, muy muy viejo. Algo que escribí hace mucho tiempo, que escribí en un cabaret. Bueno, está canción es del primer disco de Los Cadillacs. Esta canción tiene, es del 85, 20 añitos, yo tenía 6 o 7: Bastaaaaa...

    El cierre fue una versión acústica de “Yo no me sentaría en tu mesa”, aplausos para ambas partes y despedida.

    Quedando vació el escenario de músicos, subieron conductores y todo finalizó con unos siete minutos de chistes y entrevistas a argentinos del staff de Vicentico sobre la “concha acústica” y la rifa, según el número de entrada, de una guitarra autografiada por Vicentico, que se llevó un mexicano, que se quiso pasar por argentino, en la mano.

    Se abrieron todas las puertas de salida, y en un par de minutos ya no quedaba nadie en el lugar.

    Buen concierto, pero faltó espíritu cadillac abajo del escenario." Cecilia Ruggieri desde Veracruz, México.

 

 

 

 Vicentico

 Hard Rock Live

 Guadalajara, México

 19 de abril de 2005

 

01) El cielo

02) Las armas
03) La libertad
04) Vamos
05) Demasiada presión
06) Todo está inundado
07) El barco
08) Chalinet
09) Saco azul
10) La señal
11) Los caminos de la vida
12) Tiburón
13) Se despierta la ciudad
-Bises-
14) Soy Feliz
15) Gallo rojo
16) Basta de llamarme así
17) Yo no me sentaría en tu mesa

 

 

 

 

 

 

 

Crónica y fotos: Cecilia Ruggieri

Abril 2005

Desde Veracruz, México