GABY EN LUNA PARK (13/08/2004)

 

 

    "Los rayos" cayeron por primera vez sobre Buenos Aires, precisamente sobre el Luna Park. Vicentico ofreció un buen recital, a la altura del lugar, y su banda no quedó atrás: demostró sonar más potente, consolidados, y en las nuevas composiciones es donde más se nota el desempeño.

 

    La escenografía elegida es sencilla y efectiva, formada por dos planos: un rayo blanco recortado, despegado del fondo, también blanco, e iluminados en forma independiente, creando un efecto visual impactante. Por ejemplo, el que usó para la entrada, en medio de truenos que anunciaban El cielo, mientras los flashes sobre la escenografía deslumbraban a la gente. Seguí el recital desde la platea cabecera ("la de 20") desde donde, si bien los músicos se veían como enanos de circo, los efectos y el sonido se apreciaba mucho más. En otros momentos los rayos se iluminaron con los colores del arte de tapa, pero invertidos.

 

    El cantante apareció con guantes negros (sus nuevos aliados en esta etapa), una remera negra de Kiss sobre una camisa con mangas desprendidas y corderoy marrón. No faltó el ya clásico bastón, que ahora es como una rama pintada de negro. Los músicos lucieron cierto uniforme formado por camisa blanca y corbata Gaby maneja cada vez mejor el show, con numerosos chistes y boludeces varias para entretener. Una vez más el público fue mayoritariamente femenino, y las canciones más cantadas, las que suenan en la radio, sobre todo "Algo contigo". Y el estallido general se da con recuerdos Cadillacs, como "Demasiada presión", conocida  y compartida por todos. 

 

    Desde un costado del escenario el recital era seguido por Bahiano, el ex cantante Perico, un futuro solista que siempre pareció seguir la historia de los Cadillacs con un par de años de retraso.

 

    Entre los souvenirs que algún ingenioso vendía en la cola de entrada se ofrecía un anillo con luces intermitentes rojas y azules que fue reconocido por el gordo desde el escenario. "Qué grosso, miren todos allá. Hay una persona con un anillito, con los colores de la tapa del disco. Vamos!!! Lo hiciste a propósito? O fue de casualidad? Eh? Te da verguenza? Viste lo que es que te mire todo el Luna Park? No es fácil, es jodido...." . Antes también se había referido a alguien del público "No se pueden sacar fotos! Seguridad... sacarla!!!"

 

    Los comentarios entre tema y tema se extendieron a lo largo de toda la noche. Se escuchó, por ejemplo, entre silbidos  y risas un comentario descolgado "Acá tiene que volver Menem". También hizo mención al fallecido fundador del Luna, Tito Lectoure, cuando un cigarrillo estaba quemando su lista de temas. Otra frase "Todo el tiempo estoy como queriendo decir algo y no me lo acuerdo. No es por los nervios. Es porque tengo las neuronas todas como separadas"

  

    Cerca del final, a alguien de mi tribuna se le ocurrió prender una bengala. Los de seguridad no tardaron en ponerse nerviosos y actuar: se vio sobre el piso a unos 20 tipos de saco y corbata, notablemente alterados, hablando por intercomunicadores y yendo de un lado para otro, hasta llegar en banda a la tribuna y sacar de manera exagerada a este seguidor que no tuvo un feliz impulso.

 

    Otro momento de tensión se vivió con gente que viene de seguir a los Cadillacs, que quiere verlos juntos otra vez -aunque a esta altura suene difícil- y aprovechan el espacio entre temas para dejárselo saber a Vicentico mediante cantos y el "ohhh ohh oh oh oh ohhh...". El gordo, respondiendo, dijo en un momento que el tema que seguía justo se titulaba "El tonto", remarcado en referencia irónica a este sector de los espectadores, y luego tratando de acomodar sus dichos, diciendo que las canciones las escribe pensando en sí mismo. "El engaño", otra de las novedades, parece reflotar también el recuerdo de su "antigua banda": ya está instalado entre muchos seguidores que la letra hace referencia a LFC, siendo el punto de vista de Vicentico sobre lo que pasaba en el seno del grupo.
 

    Luego de interpretar ese tema, el pasado se hizo presente el viernes en el Luna Park, cuando Gaby, en medio de una versión novedosa de El satánico Dr. Cadillac invita al escenario a un amigo y compañero musical de toda la vida: "Bueno amiguitos, esta es una sorpresa del corazón, de la hermandad. Quiero invitar a un amigo acá, a un hermano. Es el profesor Flavio. Es el luchador de la vida"

    Todo fue una mezcla de felicidad, por verlos y escucharlos, y de bronca, por no estar acompañados por el resto de "los gordos". Suena muy extraño eso de "los Cadillacs tocando para vos", en este nuevo contexto. Pero es de agradecer este regalo para la gente que los recuerda, si bien muchas minitas de la generación "Cadena 100" deben haber pensado "Quién es ese gordo barbudo que subió al escenario?".

    La entrada del Sr. Flavio fue de lo más graciosa, haciendo un baile muy particular. Tocó la guitarra, y prosiguió el canto del tema mencionado, con tono arrabalero. Luego, entre tema y tema, solo se escucharon los gritos del público, y Vicentico diciendo "Aguanten los putos". Era el turno de Mal bicho, con los dos al frente nuevamente. La despedida fue a puro abrazo con Gaby. Pero era solo un "hasta luego".

 

    La continuación también tuvo aires de deja-vu, con Desapariciones de Blades. En el medio, la clásica intro de Vicentico antes de Río Manzanares "Cúantos años hace ya que venimos escuchando, viendo y sintiendo en la panza historias de gente que se pierde, que es llevada, y siempre hemos encontrado -con razón- alguien a quién culpar, con toda certeza. Pero siempre los hemos encontrado también. Y siempre dijimos 'Ahí están los culpables, peleemos contra ellos'. Ahora, los primeros culpables que hubo (militares) ya están viejos, podridos, decrépitos y ya no hacen daño a nadie, están ahí tirados... obvio que podríamos hacer lo que quisiéramos con ellos. Y ahora nos sigue pasando esto triste de ver. Yo me pregunto a mi mismo, esto es solo por mí, pero esta canción antes la cantábamos pensando en otra cosa y ahora la volvemos a cantar. Bueno... es una canción de Rubén Blades: el escribe como si fuera para siempre, no? Y sigue hablando de lo mismo. Así que si no nso da miedo pensar, si no tenemos un poco de algo que ver nosotros, y si no deberíamos plantarnos de verdad. Yo igual no se cómo plantarnos... Bueno, y ahora, y aunque parezca triste igual, nosotros podemos cantar, que es un buen modo también, porque a lo mejor nos toca algo...."

 

    Y a continuación Tiburón, otra del panameño, donde también se inspiró: "Hay, que miedo el tiburón. Hep!!! Pero tiburón, yo te digo desde aquí. A ese tiburón que nunca se llena. Yo le digo: cuidado con la ballena. Y lo digo en serio, lo digo de verdad. Y aunque tengamos miedo, porque todos lo tenemos. Hay momentos perfectos, yo siento que la banda lo está armando, para explayarnos. Así que si se sienten listos, nos levantamos y nos vamos arriba, y que no quede nada... nada.", a lo que el público respondió con baile.

    Finalizada la lista que seguramente hará de acá en más en Argentina y en el resto del mundo los músicos de Vicentico se retiran del escenario, y se escucha "bueno, la verdad que yo ya estoy hecho con esto. Pero estando el hermanito acá..." para anunciar la vuelta del Sr. Flavio. A continuación, versionando a las Bandana, y anunciando la vuelta de Flavio, cantó a capella "Si tu quieres bailar, será! que tu! eres un gordo, gordo chanchouu". Lo que siguió ese momento sí fue todo emoción: una versión acústica e improvisada, a dos guitarras, de "Gallo rojo", tan espontánea fue la elección que hasta se olvidan la letra. Pero como bien dijo Vicentico "ensayamos como 20 años juntos" por lo que no costó remontar el asunto y lograr una gloriosa interpretación.

 

Alguien, ante la imagen del duo, gritó "Pimpinela!!!", provocando la risa de todos. Para cerrar dispararon el clásico de clásicos "Yo no me sentaría en tu mesa". Nuevamente abrazos, y el cierre absoluto -choque de panzas incluido- para dos horas de espectáculo, plagadas de puntos altos.

 

    Como cada recital en Buenos Aires, significa el reencuentro con compañeros de siempre y conocer gente nueva. Tuve el gusto de estar con gente de Tandil, Montevideo y Mendoza, entre otros, que vinieron exclusivamente al recital.

 

 

 

 

   

 Gabriel Fernández Capello

 Estadio Luna Park, Buenos Aires

 Viernes 13 de agosto de 2004

01) El cielo
02) La libertad
03) Las armas
04) 68
05) Vamos
06) Demasiada presión
07) Todo está inundado
08) El barco
09) Algo contigo
10) Chalinet
11) El tonto
12) El engaño
13) El satánico Dr. Cadillac (Con Flavio)
14) Mal bicho (Con Flavio)
15) Desapariciones
16) Tiburón
17) Los caminos de la vida

-Bises-
18) Culpable
19) Soy feliz
20) Carnaval toda la vida
21) Se despierta la ciudad
22)  Gallo rojo (con Flavio)
23) Yo no me sentaría en tu mesa (con Flavio)

Crónica: Vito Rivelli

Fotos: Esteban Bertanini

14 de agosto de 2004

Buenos Aires