GABY EN QUITO (12/11/2004)

 

----------------------------------------------------------

Música: Vicentico revive lo mejor del ska argentino
El ex líder del grupo musical Los Fabulosos Cádillacs se presentó en Quito, el viernes, a las 21:15, en La Bombonerita


 


    Cuando los seguidores de Vicentico se impacientaban por su ausencia, desde el fondo del escenario el cantante argentino surgió inesperadamente. El ex líder de la banda los Fabulosos Cadillacs, se presentó en La Bombonerita, ante, aproximadamente, 3 000 personas, el viernes por la noche.


    Apareció a las 21:50, vestido totalmente de negro, y acompañado de 19 músicos y, entre canciones, gritos y silbos, los ánimos de los espectadores aumentaron. Lo mejor llegó cuando el cantante rememoró dos de sus mejores canciones "Demasiada presión" y "Siguiendo la luna".


    Luego de interpretar tres temas de su último disco Los rayos, cantó el sencillo "El Satánico Dr. Cádillac". Al unísono las voces corearon: "Voy a tomar por vos... que poco a poco te fuiste yendo a otro lugar".


    El público lo alentaba desde los graderíos levantando los brazos, la mayoría eran jóvenes, quienes en ningún momento dejaron de seguir los movimientos que realizó el artista.


    Tampoco faltó la canción "Tiburón", una versión original del cantautor panameño Rubén Blades, que fue interpretada dos ocasiones en el concierto del viernes.


    Cuando parecía que la noche moría porque el argentino anunciaba su despedida, el público coreó su nombre por siete veces. Entonces, Vicentico volvió al escenario e interpretó "Los Caminos de la vida", canción de Omar Geles en ritmo de vallenato.


    Antes de su despedida, Vicentico se arrodilló y besó la tarima del escenario, agradeció al público: "Lo mejor que puede haber es el arte y la comunión como ha ocurrido esta noche", expresó Vicentico. La Bombonerita no se llenó como los organizadores del evento pretendían. Los graderíos se coparon, pero en el sector de cancha hubo algunos espacios vacíos.


    Vicentico también se presentó en un concierto privado, la misma noche en la discoteca La Bunga, ubicada al norte de Quito. (APH)

 

(Extraído de Diario Hoy de Quito)

 

----------------------------------------------------------

 

Concierto. La Bombonerita se llenó. El cantante argentino recordó éxitos de LFC y de sus discos como solista.

‘Los rayos’ de Vicentico despertaron a Quito



    Por dónde empezar, tal vez diciendo que Vicentico no se puede quejar. Quito dio sobradas muestras de que hace de todo para verlo.

    Imagine a cuatro mil personas aplastadas, a tal punto, que bailan al mismo ritmo. Respirar es casi imposible y las gotas de sudor caen por los rostros y empapan los cuerpos. El aire es denso, pero nadie se mueve... ¡buena señal!

    A las 09:40, un Gabriel Fernández Capello repuesto y oculto tras un impermeable negro con capucha, que solo dejaba ver sus ojos como si fuera un cocodrilo bajo las aguas, apareció imponente en el escenario de La Bombonerita (al norte de Quito).

    Sus rayos llegaron para partir al lugar en dos y para dejar por sentado muchas afirmaciones como solista.
Vicentico tenía la película clara. Llegó a Quito el viernes, desde Buenos Aires, pasadas las 16:00, y solo quería cantar. Así quedaba saldada una vieja deuda con el público quiteño, cuando se presentó hace un par de años en la Plaza de Toros ante apenas 100 personas.

    Esta vez, los 4 000 presentes saltaron y disfrutaron junto a los 10 músicos que ocuparon toda la extensión de la tarima. Todo empezó con “Los rayos”, su segunda producción, en la cual lo acompañan Dani Buira (batería y percusión), Daniel Castro (bajo y contrabajo), Marcelo Muir (guitarras y coros) y Juampi Di Saverio (coros), una sección de vientos integrada por Ervin Stutz (trompeta, flugel horn y trombón), Alejo Von Der Pahlen (saxo soprano, alto, tenor, barítono y flauta) y Juan Scalona (en el trombón).

    Después de 12 placas grabadas junto con Los Fabulosos Cadillacs, discos de oro y platino, giras por América y Europa y premios (MTV, Billboard, Grammy), Vicentico entregó letras crudas y mensajes claros que reflejan su actual mirada sobre el mundo.

    “Los caminos de la vida” y “Tiburón”, son dos de las composiciones más significativas del disco, y que fueron bien recibidas por sus seguidores, que se juntaron con temas del primer álbum como “Se despierta la ciudad”, “Culpable”, “Todo está inundado”, “Bajando la calle”, “Cuando te vi”. Y ese bolerazo, “Algo contigo” que fue sentido por la gente. Y claro, no se descartan piezas de los Cadillacs.


    “El cielo”, “Soy feliz”, “La libertad” y “Las armas” fueron otros temas del recital que unió el singular estilo político de Vicentico con sus raíces de Los Fabulosos Cadillacs.

    El reencuentro cálido con “Vasos vacíos” hizo estallar un mar de aplausos y gritos. Sí, el ex líder de la mítica banda argentina fue el hilo conductor para disfrutar la vuelta de las altas emociones que produjo un grupo que se caracterizó por ser un crítico mordaz de los centros de poder y un anfitrión para la felicidad.


    “Hay que disfrutar de la vida, aunque sea por 20 segundos”, dijo el cantante. Y el arte y la música son el mejor pretexto. Los asistentes cumplieron ese mandato al pie de la letra con el deseo de romper el piso.


    Vicentico también se dio tiempo para unos inolvidables solos de guitarra.

    Y aunque la gente pedía culminar la noche con “Matador” (éxito de los Fabulosos), el cantante confirmó que no era necesario porque su música brilla por sí sola.

    Por dónde terminar, talvez diciendo que Vicentico entregó una velada cálida y que sus deseos de no salir del escenario llenaron aún más el corazón de sus seguidores.



    Sudakaya abrió el concierto


    La onda reggae fue el inicio del concierto del bonaerense Vicentico. Los encargados, por supuesto, fueron los siete músicos de Sudakaya.

    Mientras desempacan sus maletas, los recuerdos de la primera gira internacional del grupo saltan a flor de piel. Tras varios conciertos por Perú, Argentina y Chile, la banda volvió a subirse a un escenario ecuatoriano. Y no les fue nada mal.

    Momentos antes de que el espectáculo empezara la gente ya reclamaba con gritos por los ritmos del Caribe a los que el grupo los ha acostumbrado.

    Por más de media hora, los músicos hicieron saltar y bailar a los presentes con los éxitos de su CD, “Todo va bien”.

    El grupo ahora está concentrado en la grabación de un nuevo material. Por lo pronto, tienen planeado entrar al estudio de grabación a inicios del nuevo año.

    El dato


    A las afueras de La Bombonerita la reventa fue reducida. Las entradas para pista se vendían en 20 dólares. Su precio oficial, USD 17.

 

(Extraído del Diario "El Comercio")

 

---------------------------------------------------------

   

 Gabriel Fernández Capello

 La Bombonerita, Quito, Ecuador

 Viernes 12 de noviembre de 2004

 

Vito Rivelli

14 de noviembre de 2004

Buenos Aires