PRENSA CADILLAC Y SUBCADILLAC DE TODOS LOS TIEMPOS 

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

TITULO: "Grandes éxitos"

MEDIO: Revista Caín

AUTOR: Marcelo Panozzo

FOTOS: Eduardo Grossman

CIUDAD/PAIS: Buenos Aires, Argentina

FECHA DE PUBLICACION: Junio 1988

 

COMENTARIO: Nota promocionando su primera serie de presentaciones en Obras. Recorren sus tres años de historia, dando detalles de las recientes giras por el interior y países limítrofes que estaban haciendo. Cuentan, por ejemplo, cuando fueron a Catamarca y los obligaron a tocar gratis, además de haber sido amenazados.

 

ALGUNAS FRASES:

"Aparecí en la sala con una viola. No entendía nada. Me daba algo de vergüenza mi torpeza con ese instrumento, pero, a la vez, medio me lo creía. ¡Si ninguno de ellos tocaba bien!." (Vicentico)

"Todo el mundo se burla de lo que hacemos. Que no tocamos. Que las letras no existen. Es cierto, nosotros no tocamos tanto, pero pelamos cosas que sentimos. Y eso lo defendemos a muerte" (Vicentico)

"Bajamos del avión y nos esperaban dos limusinas Cadillac, una blanca y una negra. Con bar adentro, llegamos medio borrachos a la conferencia de prensa. Lo extraño acá, fue que los milicos nos hacían la venia al pasar. Claro, después nos enteramos que los autos eran de Stroessner" (Vicentico, sobre la primer visita a Paraguay)

 

 

 

LOS FABULOSOS CADILLACS

GRANDES EXITOS

 

LAS PIEZAS MAS AGRADABLES DE ESTE SINGULAR COMBO, EN APRETADA SELECCIÓN PARA USTED Y POR UN PRECIO PROMOCIONAL NO DIGA QUE NO LE AVISAMOS


 

LADO A . BANDA 1: HABÍA UNA VEZ
Un rumor.
Eso fue lo primero. El inicio.
Cinco tipos, todo el tiempo juntos. Vestidos con la misma ropa. Trajes estilo inglés. Sombreritos de ala angosta. Camorreando. En cuanta discoteca visitaran. Juntos, sobre todo. En banda.
Había que inventar algo. Ponerle nombre a esa manía, porque sólo al ser nombradas las cosas pasan a la existencia.
Y se hizo. "Somos los Cadlllacs", le decían al viento, al mar, a quien quisiera oírlos. "Somos una banda de ska", decían. Por aquel entonces, se trataba de su mentira favorita.
A la hora de colarse en algún sitio, y ante la interpelación del portero y/o encargado del lugar, aducían, con santa indignación: "Pero cómo, ¿no nos conocés? ¡Somos los Cadillacs, flaco!"
Con ese ardid lograron cierta notoriedad en el under de 1984. Armaron la bola. Eran Los Fabulosos Cadillacs, renombrada banda de ska. Su nombre corría de boca en boca.
Sin que jamás hubieran pisado un escenario. Sin haber tocado nunca.

 


LADO A, BANDA 2: JÓVENES DEBUTANTES
"Flavio, Aníbal y Mario empezaron con el grupo. Flavio, que salía con mi hermana, me ofreció tocar la guitarra. Aparecí en la sala con una viola. No entendía nada. Me daba algo de vergüenza mi torpeza con ese instrumento, pero, a la vez, medio me lo creía. ¡Si ninguno de ellos tocaba bien!".
Así se produce el ingreso a la banda de Gabriel Fernández, alias Vicentico.
En ese primer ensayo se le ocurre cantar un tema de Paul Anka, Pon tu cabeza sobre mi hombro. Le sugieren que abandone la guitarra y se haga cargo del micrófono.
La primera presentación tuvo lugar en una fiesta. Acto seguido, gira por la costa.
"Estábamos todos de vacaciones en Mar del Plata, y nos empezamos a ofrecer. Hasta que un tipo nos dijo que sí'. El boliche tenía las dimensiones de medio Pa-rakultural. No había letras, no había nada: Vicentico las inventaba sobre la marcha. "Decía cualquier demencia. Los chicos me gritaban: 'Pará Gaby, ¿qué hacés? Pero como el lugar era muy chico y no tenía escenario, la gente casi no nos veía. Como todo público, yo tenía dos caras a 30 centímetros de la mía".
De vuelta en Buenos Aires, con un saxo y un percusionista, recalaron en Blues, "un antro sobre Marcelo T. de Alvear". Llenaron.
"Fueron como 80 personas, lo que para ese lugar era un pedazo. Como un Obras", rememora Luciano.
El rumor tomaba forma de combo. De combo de ska.
Y con sólo tres shows en su haber.

 


LADO A, BANDA 3: SE VA LA PRIMERA
Todo era tocar.
Pensaban, lo siguen haciendo aún, que era lo más lindo que había.
Tocaban en cualquier parte. A veces ganando plata. Muy poca. La mayoría del tiempo no lograban siquiera empardar los costos. Pero, uf, había que hacer sonar otro ska.
En ese entonces entran Daniel Lozano, trompeta, y Naco Goldfinger, saxo. Bah, saxo. Es un modo de decir. Naco no sólo no tenía instrumento, sino que tampoco poseía conocimiento alguno al respecto. Firmó el contrato para el primer disco sin saber tocar. "Así suena", dicen ellos.
Con Dany Melingo como productor grabaron su primer disco, Bares y fondas.
"Fue un gran quilombo. Ninguno de nosotros había pisado jamás un estudio. Igual la pasamos de primera, nos cagamos de risa. Y, recién después de grabar, nos dimos cuenta de que podíamos hacer música. Nunca nos habíamos escuchado, ni siquiera en el monitor: nuestro sonido siempre era tan malo que poner la oreja era una tortura".
Allí dicen haberse dado cuenta de que podían. El disco devino revelación. Por partida doble.
Por haber sido el éxito del año, y porque los autoafirmó en su camino.
El resto del año se transformó en un maremagnum de presentaciones. Discotecas, clubes, tres funciones a tope en el teatro Astros y una gira por la costa fueron algunas de las actividades que esa doble revelación les deparó.
¿Vendrá la segunda?


LADO A, BANDA 4:
ESE KA A
PREGUNTA: ¿Por qué el ska? Hay gente a la que le molesta que recreen un género al que suponen muerto desde hace años.
RESPUESTA: Hay gente a la que le molesta cualquier cosa. Te digo, en un principio nosotros no éramos fanáticos del ska. Eramos super-fanátícos, insoportables, medio plomos, ya. Escuchábamos ska desde siempre. Nos desesperaba escuchar esos discos y tomar cerveza. Y no fuimos músicos que dijeron: "Che, hagamos un grupo de ska". Nada que ver. Más bien, nos convertimos en músicos a partir de ese fanatismo.

 


LADO B , BANDA 1 : SIEMPRE SEGUNDAS PARTES FUERON BUENAS
El segundo disco se llama Yo te avisé.
Dice haber comenzado, a través de él, a sentir placer haciendo música. Placer de instalarse en el estudio. De meter mano en la mezcla.
La diferencia entre ambos álbumes es notable, aunque la esencia sea la misma.
"En el primer disco había más gusto por la cerveza. En éste, por la música", explican.
Con el tiempo dejaron un poco el ska, "en busca de
un sonido nuestro, un sonido Cadillacs". Algunos toques beat y soul, por ejemplo, hicieron la diferencia.
"Todo el mundo se burla de lo que hacemos. Que no tocamos. Que las letras no existen. Es cierto, nosotros no tocamos tanto, pero pelamos cosas que sentimos. Y eso lo defendemos a muerte".
La presentación de Yo te avisé tendrá lugar el 18 y 19 de junio en Obras. Para ese compromiso saldrán a la cancha Fernando Ricciardi (batería), Flavio (bajo), Vainilla (guitarra), Vicentico (voz), Luciano Jr. (percusión), Naco Goldfinger (saxo), Daniel Lozano (trompeta), Sergio Rotman (saxo) y Mario Siperman (teclados).

Y además... además... Que manera de hablar al pedo.
Bailá y callate.
 

LADO B, BANDA 2: MONEY, MONEY
La primera huida fue de Interdisc. La segunda, de Rodríguez Ares.
Las dos razones (aparentes) fueron las mismas. Tanto Interdisc como Rodríguez Ares les habían quedado chicas. Ahora graban para CBS, y su nueva agencia de representación es Abraxas.
"Es distinto. En Interdisc lo bueno fue que nos dieron apoyo para el primer disco. Pero difundiéndolo sólo en Capital. Ibas a 400 kilómetros de acá y no te conocían de una. En CBS vas a un pueblo como Clorinda, que parece el Viet Cong, tiene 2000 habitantes y hay un difusor de la compañía. Es surrealista".
Dicen tener un buen pasar. Estar cobrando regalías como se debe a partir de la incorporación a CBS. Haberse ido, muchos, a vivir solos gracias a la música. Algunos se pasean en sus propios autos. Ostentan Rolex en sus muñecas. Y declaran al consumo como un vicio del que no pueden zafar. Comer afuera todos juntos, comprarse gorras, ropa, pavadas. Cambiaron la cerveza por el whisky.
"Ahora andamos bárbaro, con todo, Pero igual hay que estar siempre ahí. Romper las bolas, si no te cagan. Y si no te cagan se quedan. Piensan que vendés solo y se pelotudean. Las veces que quisieron cagarnos no pudieron. Siempre estamos al borde de todo".

 


LADO B . BANDA 3: VIDA INTERIOR (PARTES I Y II)
Clorinda, provincia de Formosa. En el confín del mapa.
De la pequeña ciudad se cruza a Paraguay por un puentecito, rodeado por una villa. Los Fabulosos iban cubriendo el tramo cuando, desde una de las casillas, salieron los acordes de uno de los temas de Yo te avisé. "Es increíble llegar a las puntas del país y que te pase eso. Sólo ves mujeres con bolsas de papas en la cabeza, gente así. Olvídate de ver un flaquito con gorrita. Y, a la noche, llenábamos".
Clorinda es un ejemplo. Todo el interior fue recorrido por ellos este año. Del mismo modo. Con los mismos resultados.
Y ahora el exterior.
Ya fue Uruguay. "Tocábamos en un horario super choto. Después de Charly García. Pensamos que se iba a rajar todo el mundo y, al contrario, a pesar de que no nos conocían, se quedaron. Y, después nuestro y aunque quedaban aun grupos programados, se fue medio mundo".
Ya fue Paraguay. "Bajamos del avión y nos esperaban dos limusinas Cadillac, una blanca y una negra. Con bar adentro, llegamos medio borrachos a la conferencia de prensa. Lo extraño acá, fue que los milicos nos hacían la venia al pasar. Claro, después nos enteramos que los autos eran de Stroessner".
Ahora vienen, siguiendo con ia invasión a Latinoamérica, Chile, Perú y promoción en Costa Rica, Puerto Rico y México.
Pero no todas son flores.
Catamarca, feudo de don Vicente Leónidas y familia.
Un bajón.
Uno de los sobrinos del gobernador los contrató para presentarse en la provincia. Un rato antes del concierto, a la hora de pagar, alguien faltó a la cita. El dinero. No les iban a pagar, Yse desarrolló un apriete antológico. "No hay plata, no tocamos", dijeron los Cadillacs. "Tocan", dijo alguien. "No", insistieron. "Sí o sí, elijan". Después de 4 horas, los Fabulosos hicieron el show. No vieron un peso, obviamente. Un rato después no podían abandonar el hotel porque el pago del mismo, que por contrato corresponde a los organizadores, no había sido efectuado. Otras cuatro horas más tarde, el dueño del hotel les dijo: "Vayan chicos, no se preocupen". Cuando el micro, a eso de las 6 de la mañana, se aprestaba a trepar la Cuesta del Totoral "apareció la caminera, que; con la mejor sonrisa, nos informó que estábamos detenidos por no pagar el hotel".


LADO B, BANDA 4: SEX, DRUGS...
—Sexo.
—¿Sexo? O alguien miente demasiado o las minas no nos dan bola. —Bien, drogas.
— ...drogas.
—Sí drogas.
—.. .Alcohol, mucho. Siempre. Pero el pico máximo fue el show después del Astros. Nunca vi a tipos tan, pero tan borrachos sobre un escenario. Fue en un boliche, en Avellaneda. Era como el festejo del Astros. Tal pedo teníamos que era absolutamente desagradable. La gente nos miraba, quería bailar, pero el ritmo no daba. Tocábamos todo pun-tan-pun. Cuando terminó, salimos corriendo desesperados a agarrar minas. No sabés. Nuestro manager nos decía: "No puede ser, chicos". Estaba amargado.
Te digo que la gente que nos vio ese día no nos fue a ver nunca más...

 


LADO B, BANDA 5: ...AND SKA
"Somos superpacífícos", dicen cuando les mentan los problemas en Tucumán y ATC. "Siempre es lo mismo, organizan un recital para X tipos y van el doble. Esas fueron las únicas oportunidades en que hubo algún quilombo en los casi 300 shows que llevamos".
Y siempre es así. Siempre mucha gente. Desde chicos con gorritos y pelo muy corto, hasta la Mona Jiménez, que no sólo grabó uno de sus temas sino que, también, compartió con ellos una presentación televisiva y un show en el Estadio Atenas de Córdoba.
Y ahora, 18 y 19 de junio, Obras. Presentación grande en Capital, afterboom,
"Llegamos con mucha más experiencia, pero la raíz es la misma. Vamos a ser locales totalmente, esto es: vamos a ocupamos de todos nosotros y eso nos gusta. Si va gente, va a ser rebueno. Sé que va a ir, pero si no, mala leche. Somos felices tocando".
Los Fabulosos Cadiilacs. De rumor a fenómeno.
Mucha gente no lo entiende.
Mucha otra lo disfruta.
Todo radica en la frase final. "A pesar del cansancio, de que nos caguen, de los chantas, en fin, de todo, no nos cabe ni comparación entre laburar, o estudiar, y tocar. Nosotros, siendo muy pendejos, dimos un paso difícil. El de decir en nuestras casas que largábamos todo por la música. Nos salló bien. Porque lo dimos todos juntos".
Cada salto en el vacío es una cuestión de fe.

 

 Volver a EXPEDIENTES LFCRAREZAS