PRENSA CADILLAC Y SUBCADILLAC DE TODOS LOS TIEMPOS 

 

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

TITULO: "Revolution rock en cancha de arena"

MEDIO: Suplemento Sí de Diario Clarín

AUTOR: Javier Febre.

CIUDAD/PAIS: Buenos Aires, Argentina

FECHA DE PUBLICACION: 20 de enero de 1989

 

COMENTARIO: Recital gratuito multitudinario de Los Cadillacs en Punta del Este (auspiciado por UFO Jeans). En los bises, para Revolution Rock, recibieron al tenista Guillermo Vilas como invitado en coros.

 

ALGUNAS FRASES:

"Lo que más me impresionó de ellos —dijo— es la onda que tienen. A veces tres o cuatro tipos no pueden mantener un grupo porque no se ponen de acuerdo. Y ellos son nueve..." (Guillermo Vilas)

 

 

GUILLERMO VILAS CANTO CON LOS CADILLACS EN PUNTA DEL ESTE

REVOLUTION ROCK EN CANCHA DE ARENA

 

Fue uno de los shows más masivos que recuerda la historia de Punta del Este. Casi quince mil personas bailaron sobre la arena al ritmo de los Fabulosos, que tuvieron, en el final, un invitado sorpresa: Guillermo Vilas. La ruta de entrada a la ciudad, a un kilómetro y medio del escenario, sufrió embotellamientos de tránsito durante más de tres horas.


    El taxista giró la cabeza y frunciendo el ceño preguntó: "¿Parador El Chiringo?" "Sí —contestó el periodista del Sí—, donde están Los Fabulosos Cadiliacs." No satisfecho con la respuesta, el uruguayo encendió la Motorola y consultó a la Central de Taxis por el lugar de marras: "El Chiringo?donde hay una exposición de autos antiguos. ..", dijo?"-


    Debió ser el único habitante de Punta del Este que no estaba enterado, a esa altura del partido, de que "el conjunto los Cadillacs" —como les dicen los uruguayos— se presentaba esa tarde cerca de punta Ballena, en la primera de una serie de tres actuaciones en la playa, con entrada gratuita (las otras dos ocurrirían el martes 17, en Punta Mogotes, y el jueves 19, en Pinamar).

 


    Tampoco era un secreto en Punta del Este que ese día Guillermo Vilas subiría en los bises a cantar Revolutlon Rock, del long play El Ritmo Mundial, anticipando lo que será la presentación de su propio disco, a fines de este año.


    Convocados a "mover los pies y a bailar hasta morir", unas quince mil personas —cifra inusitada para la ciudad— se acercaron hasta el escenario montado para la ocasión dando espaldas a Las Grutas y provocando un embotellamiento en la entrada a Punta del Este durante más de tres horas.


    A pesar de algunas deficiencias de sonido (la empresa contratada llevó la mitad del sonido acordado) y de que hacía más de veinte días que el grupo no tocaba, la gente disfrutó con un buen show de una hora de duración, con picos en Belcha y Silencio Hospital —del primer disco—, Mi novia se cayó en un pozo ciego y Yo no me sentaría en tu mesa, de "Yo te avisé", y Twist & Shouts (versión Cadiliacs), el mexicanísimo Te tiraré del altar y Revolution Rock (en el final con Vilas), los tres de "El Ritmo Mundial".

 


    Eran casi las siete, ei sol aún pegaba fuerte en la playa y la gente —todavía en traje de baño— esperaba el anunciado final, cuando Gabriel "Vicentico" Fernández invitó a "un amigo" a subir al escenario, provocando la gran ovación de la tarde. Era la primera vez que Vilas subía a cantar frente al público y no lo hizo nada mal, aunque no faltó el escéptico que ironizó: "Como músico es un buen tenista".


    Al final, en un improvisado bar dispuesto entre las grutas por la empresa de jeans que organizó el evento hubo una pequeña fiesta y, entre besos, abrazos y autógrafos, Vilas dialogó con el suple sobre su amistad con los Cadiliacs, su futuro en el tenis y la grabación de su álbum debut.


    "Lo que más me impresionó de ellos —dijo— es la onda que tienen. A veces tres o cuatro tipos no pueden mantener un grupo porque no se ponen de acuerdo. Y ellos son nueve... Además, en vivo, son bárbaros."

 


    Después de relatar su acercamiento al rock y hablar de su amistad con gente como Mark Knopfler (Dire Straits) y Bill Wyman (Rolling Stones) —"con quienes nos juntamos más de una vez a zapar un poco"— y otros de acá, como Spinetta, García y Cerati, Vilas aclaró que por el momento no va a subir a otros escenarios, al menos hasta setiembre u octubre; "Lo de hoy —dijo— es simplemente un aproach, no quiero dedicarme a algo a media máquina y por el momento ocupo el tiempo con el tenis."


    "En octubre o noviembre —concluyó— va a salir finalmente mi disco, todavía sin título, en el cual habrá diez temas: nueve míos y uno de un amigo, ex guitarrista del grupo Plus. Por ahora los temas son solo demos."


    El sol empezaba a hundirse en el mar. Entre caipiriñas y cervezas Vilas y los nueve pelados seguían firmando autógrafos.

 


 

 Volver a EXPEDIENTES LFCRAREZAS